¿Cuando debe finalizar la atención médica en un paciente?

¿Cuando debe finalizar la atención médica en un paciente?
¿Cuando debe finalizar la atención médica en un paciente?

La finalización de la atención médica en un paciente puede ocurrir por diferentes razones, pero generalmente se basa en la satisfacción de los objetivos terapéuticos establecidos y la resolución o estabilización de la enfermedad o afección que motivó la atención médica. La atención médica puede finalizar cuando se han logrado los siguientes objetivos:

  1. Curación: cuando el paciente se ha recuperado por completo de la enfermedad o afección que motivó la atención médica y no se necesitan más tratamientos.
  2. Control: cuando se ha logrado controlar la enfermedad o afección del paciente y se ha estabilizado su estado de salud, pero se requiere seguimiento periódico para monitorear cualquier cambio o evolución.
  3. Mejora: cuando se ha mejorado significativamente la enfermedad o afección del paciente y se ha logrado una calidad de vida aceptable, aunque se necesiten tratamientos a largo plazo.
  4. Agotamiento de opciones terapéuticas: cuando se han agotado todas las opciones terapéuticas disponibles y no se puede hacer más por el paciente.

Además, la atención médica también puede finalizar por decisión del paciente o de su familia, por desacuerdo con el plan de tratamiento o por traslado a otro centro médico o servicio de atención.

Es importante tener en cuenta que la finalización de la atención médica no significa necesariamente que el paciente no necesite más cuidados o seguimiento. En muchos casos, se puede establecer un plan de seguimiento y control para asegurar la continuidad del cuidado del paciente.

Desde los orígenes de la medicina se ha considerado como acorde a la ética no administrar tratamiento médico a los pacientes terminales, aunque se mantenga un tratamiento paliativo, que permita a la naturaleza seguir su curso. Hipócrates defendía que “los médicos deben rechazar el tratamiento de los pacientes que han sido vencidos por la enfermedad”. En el siglo xix, algunos eminentes médicos estadounidenses defendían la no aplicación de tratamientos catárticos y eméticos en los pacientes terminales.

Se ha determinado que los médicos debían intervenir para reducir el dolor asociado a la muerte y que no tenían la obligación de prolongar una vida claramente terminal. Se acepta además que los pacientes tienen derecho a rechazar cualquier intervención médica. Desde una perspectiva ética, este derecho se basa en el derecho del paciente a la autonomía y queda implícito en la doctrina del consentimiento informado.

Actualmente interrumpir el tratamiento médico es norma, y la tendencia se ha modificado hacia la interrupción de las intervenciones médicas en función de las preferencias de los pacientes y los responsables de la toma de decisiones en su nombre.

 

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...