Materiales de Sutura quirúrgica

Materiales de Sutura
Materiales de Sutura

En el siglo XX ha existido un avance tecnológico considerable de los materiales de sutura como en muchos otros aspectos se ha avanzado más que en toda la historia anterior de la cirugía.

Si se pudiera crear un material ideal de sutura debería ser:
• Adecuado para todos los propósitos, compuesto de material que pueda utilizarse
en cualquier procedimiento quirúrgico (las únicas variables serían el calibre y la
fuerza de tensión).
• Estéril.
• No electrolítico, no capilar, no alergénico, y no carcinogénico.
• No ferromagnético, como es el caso de las suturas de acero inoxidable.
• Fácil de manejar.
• Con mínima reacción tisular y sin propensión al crecimiento bacteriano.
• Capaz de resistir cuando se anuda sin deshilacharse o cortarse.
• Resistente al encogimiento de los tejidos.
• Absorbible y con mínima reacción tisular después de cumplir su propósito.

Anteriormente el uso de hilos y materiales de sutura se limitaba a los materiales de la época utilizados para el hilado de telas y no especialmente para tejidos humanos. Se usó el algodón y la seda, utilizados ampliamente para la cirugía del siglo XIX y parte del siglo XX Se usaron fibras musculares tratadas con cromo para producir el hilo conocido como “tripa de gato” o “cátgut” un material que es absorbido por el organismo, Catgut simple (sin cromo) o Catgut crómico. Debido a que el algodón, cátgut y seda son productos de origen vegetal y animal, se convierten en un foco uinfección y es un material que ocaciona reacciones inmunológicas caracterizados por una reacción inflamatoria intensa debido a esto la debilitación del tejido reparado es causa de hernias incisionales, fístulas o fugas anastomóticas.


El alambre de acero inoxidable, un metal también se utilizó con frecuencia para la cirugía ósea y de otros tejidos fibrosos y musculares gracias a su flexibilidad.

En busca de mejores materiales se ha progresado en la producción de mejores materiales para la sutura quirúrgica basadas en los materiales absorbibles y los no absorbibles.

Al reparar un tejido separado se debe tomar en cuenta que la cicatrización es la encargada de reparar el tejido cortado, pero esto toma varias semanas Por lo que las estructuras deben mantenerse en aposición una con otra en la posición óptima por el tiempo suficiente para su reparación definitiva. El material de sutura desempeña esa función, por lo que debe perdurar hasta que la cicatrización del tejido se complete. La presencia del material de sutura no debe interferir con el proceso de reparación tisular.

Existen polímeros de ácidos biocompatibles que son susceptibles a la destrucción paulatina por los elementos celulares del paciente sometido a operación. Estos son el ácido poligláctico, el ácido poliglucólico y la polidioxanona. Los hay en filamentos de diverso grosor, extruidos en una sola pieza o monofilamentos y en filamentos trenzados. Sus características de maleabilidad, su resistencia al anudamiento, su baja fricción al ser aplicados al tejido, y su muy baja reacción inflamatoria los hicieron de utilidad ante los efectos adversos de rechazo de material de sutura de origen vegetal o animal. Son reabsorbidos por procesos celulares
y bioquímicos de los tejidos del paciente. Existe la posibilidad de la absorción prematura de estos materiales lo que podría derivar en dehiscencia de los tejidos reparados con el material de sutura.

Lo anterior derivó en la investigación para que se desarrollaron materiales no absorbibles. Existen nuevas moléculas que cuentan con mejores propiedades biológicas y que prometen mejorar el proceso de reparación de los tejidos suturados. En un principio se comenzaron a utilizar moléculas derivadas de los plásticos para la elaboración de materiales de sutura, al no ser fuentes no vegetales ni animales reducían las reacciones. El nailon fue el primero de ellos, sus ventajas son no ser absorbible y su mínima reacción inflamatoria, se fabricaba en formatos de uno solo o múltiples filamentos, aunque al elaborarse con un solo filamento daba mejores resultados para uso quirúrgico, un mejor manejo del hilo y menor incidencia de infecciones de heridas, pues se sabe que las bacterias colonizan los filamentos del hilo y causan rechazo del material de sutura o aparición de granulomas piógenos.

Posteriormente aparecieron el dacrón, el mersilene, el polipropileno y otros polímeros más. El polipropileno es el que ha resultado más útil, menos reactivo y de uso más fácil, con mínima reacción de rechazo por parte de los pacientes. Es un material sólido que se fabrica en múltiples diámetros, muy resistente y con gran tolerancia del paciente.

Con la cirugía endoscópica se han desarrollado productos con otros materiales como metales biocompatibles para fijar los materiales de reparación endoscópicos a la pared muscular. Grapas metálicas o absorbibles, para fijación de mallas o parches a la pared abdominal

La engrapadora de Von Petz, fue un gran avance en los materiales de sutura, que utilizaba grapas montadas a mano. Posteriormente se han desarrollaron engrapadoras comerciales desechables en formato lineal o circular que se basan en líneas de grapas de acero inoxidable.

Grapadora quirúrgica

El cirujano debe valorar cada caso individualmente y escoger el material de sutura que brinde la mayor oportunidad de cicatrización y minimice la probabilidad de infección. El material de sutura adecuado permite al cirujano aproximar el tejido con el menos trauma posible, y con la suficiente precisión para eliminar espacios muertos. La preferencia personal del cirujano juega un papel importante en la selección del material de sutura; pero la localización de la herida, la dirección de las fibras del tejido y los factores del paciente influyen también en su decisión.

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...