¿Como deben ser las compresiones torácicas?

¿Como deben ser las compresiones torácicas?
¿Como deben ser las compresiones torácicas?

Las compresiones torácicas son una parte fundamental de la reanimación cardiopulmonar (RCP) y su correcta realización puede marcar la diferencia en la supervivencia del paciente. A continuación, se explica ampliamente el procedimiento y las razones detrás de las recomendaciones internacionales para las compresiones torácicas.

  1. Posición del reanimador: El reanimador se coloca a un costado del paciente para tener acceso al tórax y poder realizar las compresiones de manera efectiva. Esto permite una posición ergonómica para el reanimador y evita interferencias con otros procedimientos de la RCP, como la ventilación artificial.
  2. Preparación del tórax: El reanimador descubre el tórax del paciente para tener una superficie adecuada para las compresiones. Es importante asegurarse de que no haya objetos o prendas de vestir que puedan obstaculizar el contacto directo con el esternón.
  3. Posición de las manos: La mitad proximal de la mano no dominante se coloca en la mitad inferior del esternón, en una posición que permite aplicar fuerza hacia abajo de manera efectiva. La otra mano se coloca encima de la primera, entrelazando los dedos. Esta posición proporciona estabilidad y permite la transferencia de fuerza de manera más eficiente durante las compresiones.
  4. Frecuencia y profundidad de las compresiones: Se recomienda realizar las compresiones a una frecuencia de entre 100 y 120 por minuto. Esto garantiza un flujo sanguíneo adecuado durante la RCP. Además, se debe lograr una profundidad de compresión de entre 5 y 6 cm, lo cual facilita la compresión adecuada del corazón y la circulación de la sangre.
  5. Permite la reexpansión completa del tórax: Después de cada compresión, es importante permitir que el tórax del paciente se reexpanda completamente antes de realizar la siguiente compresión. Esto permite un llenado adecuado del corazón durante la fase de relajación y mejora el flujo sanguíneo.
  6. Cambio de reanimador: Es fundamental cambiar de reanimador cada ciclo o cada dos minutos. Esto se debe a que la fatiga puede disminuir la efectividad de las compresiones, y es necesario mantener una calidad óptima durante la RCP. El cambio de reanimador permite que el nuevo reanimador realice compresiones efectivas y evita la disminución del flujo sanguíneo debido a la fatiga.
  7. Minimización de interrupciones: Se busca minimizar las interrupciones en las compresiones torácicas, ya que cada interrupción disminuye el flujo sanguíneo y reduce la eficacia de la RCP. Por lo tanto, se recomienda una fracción de compresiones torácicas mayor al 60%, lo que significa que el porcentaje de tiempo dedicado a las compresiones debe ser superior al tiempo dedicado a otras intervenciones.

En cuanto al uso del desfibrilador externo automático (DEA), las compresiones solo se interrumpen para realizar las ventilaciones asistidas, analizar el ritmo cardíaco y administrar la descarga eléctrica si es necesario.

 

 

Homo medicus

 


 

Guías de estudio. Homo medicus.

Guías de estudio. Homo medicus.

 

 

 

 

 
Anatomía del hígado

Anatomía del hígado

Síguenos en X: @el_homomedicus  y @enarm_intensivo    

🟥     🟪     🟨     🟧     🟩     🟦

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Avatar del usuario

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...