Configuración externa del cráneo

Configuración externa del cráneo
Configuración externa del cráneo

El cráneo está compuesto por varios huesos individuales, unidos en articulaciones inmóviles denominadas suturas. El tejido conjuntivo entre los huesos forma los ligamentos suturales.

La mandíbula está unida al cráneo por las articulaciones temporomandibulares, sinoviales y móviles.

Los huesos del cráneo están organizados en un esqueleto craneal o neurocráneo, que rodea el encéfalo, y un esqueleto facial o vicerocráneo.

 

Huesos del cráneo

El cráneo está formado por los siguientes huesos, dos de los cuales son pares:

    • Hueso frontal: 1.
    • Huesos parietales: 2.
    • Hueso occipital: 1.
    • Huesos temporales: 2.
    • Hueso esfenoides: 1.
    • Hueso etmoides: 1.

 

El esqueleto facial está conformado por los siguientes huesos, dos de los cuales son únicos:

    • Huesos cigomáticos: 2.
    • Maxilares: 2.
    • Huesos nasales: 2.
    • Huesos lagrimales: 2.
    • Vómer: 1.
    • Huesos palatinos: 2.
    • Conchas (cornetes) inferiores: 2.
    • Mandíbula: 1.

El esqueleto de la cabeza incluye el cráneo y también los huesecillos del oído medio.

 

Bóveda craneal

La cavidad craneal es el espacio que contiene el encéfalo. La bóveda craneal (calvaria) es la parte superior del cráneo y forma el techo y las paredes laterales de la cavidad craneal. La base del cráneo es la parte más baja y forma el suelo de la cavidad craneal.

Los huesos relativamente planos de la bóveda craneal (frontal, parietales y parte del occipital) están compuestos por tablas externas e internas de hueso compacto separadas por una capa de hueso esponjoso llamada diploe.

Los huesos de la bóveda se forman por osificación membranosa, mientras que los huesos de la base del cráneo y el esqueleto facial se constituyen por osificación endocondral.

El hueso frontal forma los bordes superiores de las órbitas. Los arcos superciliares están a cada lado, y la escotadura supraorbitaria (o foramen supraorbitario) está en o cerca del borde de la órbita. El hueso frontal se articula medialmente, con los procesos frontales de los maxilares y con los huesos nasales. El hueso frontal se articula lateralmente con el hueso cigomático.

Los bordes de la órbita están limitados por el hueso frontal superiormente, el hueso cigomático lateralmente, el maxilar inferiormente, y los procesos del maxilar superior y el hueso frontal medialmente. Los senos frontales son dos cavidades huecas cubiertas con una mucosa contenidas en el hueso frontal inmediatamente por encima de los bordes de la órbita.

Los dos huesos nasales forman el puente de la nariz. Sus bordes inferiores, con el maxilar, forman el orificio nasal anterior. La cavidad nasal está dividida en dos por el tabique nasal óseo, que está formado en gran parte por el vómer y también por la lámina perpendicular del etmoides.

Las conchas nasales (o cornetes) superior y media son láminas óseas que se proyectan hacia la cavidad nasal desde el hueso etmoides a cada lado. Las conchas nasales o cornetes inferiores son huesos individuales.

Los dos huesos maxilares constituyen el maxilar superior, la parte anterior del paladar duro, parte de las paredes laterales de las cavidades nasales y parte del suelo de las cavidades orbitarias.

Los dos huesos maxilares superiores se unen en la línea media, en la sutura intermaxilar, y forman el borde inferior del orificio nasal anterior. El proceso alveolar se proyecta inferiormente al hueso maxilar y, junto con su homólogo del lado opuesto, forma el arco alveolar, que contiene los dientes superiores.

El foramen infraorbitario perfora el maxilar por debajo de la órbita. Cada maxilar contiene una gran cavidad en forma de pirámide recubierta de mucosa llamada el seno maxilar. Este seno paranasal se comunica con la cavidad nasal y sirve como un resonador de la voz.

El hueso cigomático forma la prominencia de la mejilla y parte de la pared lateral y el suelo de la cavidad orbitaria. El hueso cigomático se articula medialmente con el hueso maxilar, y lateralmente, con el proceso cigomático del hueso temporal con el que forma el arco cigomático. Dos forámenes perforan el hueso cigomático por los que transcurren los nervios cigomaticofacial y cigomaticotemporal.

El hueso frontal forma la parte anterior del cráneo y se articula con el hueso parietal en la sutura coronal.  Los huesos parietales forman los lados y el techo del cráneo y se articulan entre sí en la línea media, en la sutura sagital.  Los huesos parietales se articulan con el hueso occipital posteriormente, en la sutura lambdoidea. El ángulo anteroinferior del hueso parietal se articula con el ala mayor del esfenoides. Este punto se conoce como pterión.

Las líneas temporales superior e inferior, comienzan como una sola línea desde el borde posterior del proceso cigomático del hueso frontal y divergen a medida que se arquean posteriormente. La fosa temporal es el área que se localiza por debajo de la línea temporal inferior.

La fisura pterigomaxilar es una abertura vertical que se localiza dentro de la fosa entre el proceso pterigoideo del hueso esfenoides y el dorso del maxilar. Conduce medialmente hacia el interior de la fosa pterigopalatina. La fisura orbitaria inferior es una abertura horizontal entre el ala mayor del esfenoides y el maxilar. Conduce anteriormente hacia el interior de la órbita.

La fosa pterigopalatina es un pequeño espacio posteroinferior a la cavidad orbitaria. Se comunica lateralmente con la fosa infratemporal a través de la fisura pterigomaxilar, medialmente con la cavidad nasal a través del foramen esfenopalatino, superiormente con la cavidad craneal a través del foramen redondo mayor y anteriormente con la órbita a través de la fisura orbitaria inferior.

La protuberancia occipital externa es una elevación de la línea media se localiza posterior al foramen magno en la línea media del hueso occipital y proporciona inserción a los músculos y el ligamento nucal.

El hueso frontal se articula con los dos huesos parietales su unión forma la sutura coronal. En ocasiones, las dos mitades del hueso frontal no se fusionan, lo que deja una sutura metópica en la línea media. Posteriormente, los dos huesos parietales se articulan en la línea media en la sutura sagital.

 

Base del cráneo

La parte anteroinferior del cráneo está formada por el paladar duro, compuesto por los procesos palatinos de los maxilares y los procesos horizontales (proceso palatinos) de los huesos palatinos.

La abertura del canal carotídeo se localiza en la cara inferior de la porción petrosa del hueso temporal.

El extremo medial de la porción petrosa del hueso temporal es irregular y, junto con la porción basilar del hueso occipital y el ala mayor del esfenoides, forman el foramen lacerum (foramen rasgado).

El foramen estilomastoideo se localiza en el intervalo entre los procesos estiloides y mastoides.

El forámen yugular se encuentra medial con respecto al proceso estiloides,  formado por una muesca de la porción petrosa del hueso temporal junto con otra menos profunda del hueso occipital.

El tubérculo faríngeo es una pequeña prominencia de la línea media en la superficie inferior de la porción basilar del hueso occipital.

Los cóndilos occipitales son grandes prominencias redondeadas a cada lado del foramen magno. Se articulan con la cara superior de la masa lateral del atlas (primera vértebra cervical).

El canal hipogloso para la transmisión del nervio hipogloso se localiza en posición anterosuperior con respecto al cóndilo occipital.

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...