¿Qué son las venas varicosas?

¿Qué son las venas varicosas?
¿Qué son las venas varicosas?

Son venas superficiales tortuosas y dilatadas en las extremidades inferiores. Pueden ser asintomáticas o relacionarse con fatiga, dolor o molestias inespecíficas. Con frecuencia son hereditarias, existe un incremento de la frecuencia después del embarazo.

La presión venosa alta, como permanecer de pie durante un tiempo prolongado o levantar objetos pesados, y con mayor frecuencia en mujeres después del embarazo son los factores que contribuyen a la aparición de las varices en las extremidades inferiores. Más de 20% de los adultos padece várices.

El reflujo venoso progresivo e hipertensión venosa caracteriza a la enfermedad venosa crónica. La afección incluye a las venas superficiales, casi siempre la vena safena mayor y sus tributarias, pero la vena safena menor también puede afectarse. La distensión de la vena evita la coartación de las valvas de las válvulas venosas, lo cual crea insuficiencia y reflujo de sangre hacia los pies. La dilatación venosa focal y el reflujo ocasionan aumento de la presión y distensión del segmento venoso inferior al nivel de la válvula; esto, a su vez, causa insuficiencia progresiva de la siguiente válvula venosa en sentido distal. Las venas perforantes que conectan los sistemas profundo y superficial algunas veces se dañan, lo que permite el reflujo de sangre hacia las venas superficiales procedentes del sistema profundo; ello incrementa aún más la presión venosa y causa distensión.

Las várices secundarias pueden surgir como consecuencia del daño valvular en el sistema venoso profundo después de tromboflebitis, o rara vez por oclusión venosa proximal debida a neoplasias o fibrosis.

Las fístulas arteriovenosas y malformaciones venosas congénitas o adquiridas también se relacionan con várices y deben considerarse en pacientes jóvenes con estas lesiones.

Cuadro Clínico

La gravedad de los síntomas no guarda relación con el número y el tamaño de las várices; es posible que grandes venas varicosas no causen síntomas, en tanto várices mínimas produzcan muchos síntomas. La sensación de dolor sordo, persistente o la fatiga desencadenada por permanecer en posición de pie suelen ser los síntomas más frecuentes. Tal vez aparezca prurito, a causa de dermatitis por estasis venosa, ya sea al nivel del tobillo o sobre las várices grandes.

Las venas dilatadas, tortuosas del muslo y la pantorrilla son visibles y palpables cuando el paciente se encuentra de pie. Las venas varicosas de evolución prolongada pueden progresar a insuficiencia venosa crónica, con aparición de:

  • Edema de tobillos,
  • Hiperpigmentación parda de la piel
  • Induración
  • Fibrosis cutánea crónicas.

El estudio de elección es una ecografía doble.

Diagnóstico diferencial
  • Insuficiencia venosa crónica del sistema venoso profundo con edema, fibrosis, pigmentación y ulceración del tercio distal de la pierna (síndrome posflebítico).
  • El dolor o la molestia secundaria a neuropatía
  • Dolor por claudicación intermitente, que tiene lugar con una cantidad predecible de ejercicio y que desaparece con el reposo.
  • Malformaciones congénitas
  • Atresia de las venas profundas.
Complicaciones
  • Tromboflebitis superficial de las venas varicosas es poco común.
  • Trombosis venosa profundao mbolia , si la tromboflebitis afecta la vena safena mayor en la porción superior e interna del muslo.
  • Hemorragia
Tratamiento

A. Tratamiento no quirúrgico

  • Uso de medias elásticas de compresión graduada (20 a 30 mmHg de presión) reduce la presión venosa en la extremidad inferior y puede evitar la progresión de la enfermedad.
  • Puede lograrse un buen control de los síntomas cuando se utilizan medias elásticas todos los días al caminar durante las horas diurnas y con elevación de las piernas, en especial durante la noche.
  • Las medias de compresión son apropiadas para pacientes de edad avanzada o para quienes no desean la intervención quirúrgica.

B. Escleroterapia

  • La inyección directa de fármacos esclerosantes induce fibrosis permanente de obliteración de las venas afectadas.
  • Los irritantes químicos como glicerina o solución salina hipertónica se utilizan para las venas reticulares pequeñas, mayores de 4 mm y para las venas perforantes, con frecuencia sólo con anestesia local.
  • La escleroterapia con espuma tiene resultados clínicos similares a la ablación térmica de la vena safena o a la safenectomía.

C. Tratamiento quirúrgico

  • Ablación endovenosa
  • Extirpación de la vena safena
  • La flebectomía sin corrección del reflujo redunda en una alta tasa de recurrencias, ya que el reflujo sin corregir dilata de forma progresiva las venas adyacentes.
  • El reflujo concurrente en el sistema venoso profundo detectado con ecografía no es contraindicación para el tratamiento del reflujo superficial, porque la mayor parte de la dilatación de las venas
  • profundas es consecuencia de la sobrecarga de volumen.
Pronóstico
  • La corrección quirúrgica de la insuficiencia venosa (reflujo) y la excisión de las venas varicosas producen resultados excelentes.
  • La tasa de éxito a cinco años es de 85 a 90%.
  • La ablación simple (flebectomía) o la escleroterapia por inyección sin corrección del reflujo se asocian con tasas más altas de recurrencia.

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...