¿Qué es la formalina?

¿Qué es la formalina?
¿Qué es la formalina?

La formalina, una solución acuosa de formaldehído al 37%, es el fijador más utilizado en el campo de la histología y la patología, y su elección se basa en una serie de razones que hacen que sea la opción preferida en el procesamiento de muestras de tejido y órganos.

En primer lugar, la formalina es altamente efectiva en la fijación de las muestras. El formaldehído, su componente activo, desempeña un papel crucial al formar enlaces cruzados con las proteínas y otras macromoléculas presentes en las células y los tejidos. Estos enlaces cruzados estabilizan las estructuras celulares y tisulares, lo que tiene como resultado la preservación de la morfología y la estructura de las muestras. Además, detiene de manera instantánea los procesos metabólicos y enzimáticos, y previene la autólisis, que es la autodigestión de las células y los tejidos que puede ocurrir tras la extracción de la muestra.

La disponibilidad de la formalina es otra ventaja significativa. Está ampliamente disponible en el mercado en diversas concentraciones y formulaciones, lo que permite a los laboratorios adaptar su uso según las necesidades específicas y la naturaleza de las muestras que están procesando. Además, su costo es asequible en comparación con muchas otras sustancias químicas utilizadas en la fijación, lo que la convierte en una opción económica para una amplia gama de aplicaciones.

La formalina también es compatible con una variedad de técnicas de procesamiento posteriores, lo que la hace versátil en el laboratorio. Las muestras fijadas con formalina pueden someterse a cortes en secciones finas, tinción y análisis inmunohistoquímicos sin problemas significativos de compatibilidad. Esta flexibilidad es esencial para realizar investigaciones en la histología y la patología.

La capacidad de la formalina para conservar muestras a largo plazo es fundamental en el diagnóstico médico y la investigación científica. Las muestras fijadas con formalina pueden almacenarse durante períodos prolongados sin degradación significativa, lo que permite su revisión y referencia en el futuro.

A pesar de ser una sustancia química potencialmente peligrosa, el uso de formalina en forma de solución acuosa reduce considerablemente los riesgos para la salud en comparación con el formaldehído puro, ya que emite menos vapores tóxicos.

 

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Avatar del usuario

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...