Plásmidos de resistencia farmacológica

Plásmidos de resistencia farmacológica
Plásmidos de resistencia farmacológica

 

Los plásmidos de resistencia farmacológica son fragmentos de ADN independientes del cromosoma principal que contienen genes que confieren resistencia a antimicrobianos. Estos plásmidos desempeñan un papel crucial en la propagación de la resistencia a los antimicrobianos entre diferentes bacterias, lo que representa una amenaza significativa para la salud pública.

  • Transferencia horizontal de genes: Uno de los aspectos más preocupantes de los plásmidos de resistencia es su capacidad para transferir genes de resistencia entre bacterias de diferentes especies o géneros. Esto se conoce como transferencia horizontal de genes y se logra mediante varios mecanismos, como la conjugación bacteriana, la transducción y la transformación. Cuando una bacteria portadora de un plásmido de resistencia transfiere este plásmido a otra bacteria, esta última adquiere inmediatamente la capacidad de resistir a los antimicrobianos específicos codificados en el plásmido.
  • Amplia gama de resistencia: Los plásmidos de resistencia farmacológica pueden contener múltiples genes de resistencia a diferentes clases de antimicrobianos, lo que los hace altamente versátiles. Esto significa que una sola bacteria portadora de un plásmido de resistencia podría transmitir resistencia a varios tipos de antibióticos a otras bacterias. Esto amplía significativamente el espectro de resistencia y complica aún más el tratamiento de las infecciones bacterianas.
  • Selección positiva: La presión selectiva ejercida por el uso excesivo o incorrecto de antimicrobianos en la medicina humana y veterinaria favorece a las bacterias que portan plásmidos de resistencia. Cuando se utilizan antimicrobianos, las bacterias sensibles mueren, pero las resistentes sobreviven y se multiplican. Esto crea un entorno donde las bacterias portadoras de plásmidos de resistencia tienen una ventaja competitiva, lo que lleva a la propagación de la resistencia.
  • Persistencia y diseminación: Los plásmidos de resistencia también pueden persistir en el ambiente, en hospitales y en comunidades bacterianas durante largos períodos de tiempo. Esto significa que pueden circular continuamente y transferirse entre bacterias en diferentes entornos, lo que facilita su diseminación a nivel global.
  • Escasez de opciones de tratamiento: La resistencia a los antimicrobianos hace que los tratamientos médicos sean menos efectivos y, en algunos casos, ineficaces. Esto puede llevar a infecciones más graves, mayores tasas de mortalidad y costos de atención médica más elevados, ya que se requieren tratamientos más prolongados y costosos para controlar infecciones resistentes.

 

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...