Sensibilización periférica y central de nocirreceptores

Sensibilización periférica y central de nocirreceptores
Sensibilización periférica y central de nocirreceptores

La sensibilización periférica y central son dos procesos fundamentales en la respuesta del sistema nervioso a los estímulos dolorosos. Estos procesos están interconectados y desempeñan un papel importante en la percepción y la amplificación del dolor.

Sensibilización periférica
  • La sensibilización periférica ocurre en las terminaciones nerviosas, específicamente en los nociceptores, que son neuronas sensoriales especializadas en detectar estímulos potencialmente dañinos, como el calor intenso, la presión excesiva o sustancias químicas irritantes.
  • Cuando los tejidos circundantes están dañados o inflamados, los mediadores inflamatorios, como las prostaglandinas y la bradicinina, se liberan en la zona afectada. Estos mediadores activan los nociceptores.
  • La activación de los nociceptores desencadena la transducción de señales intracelulares, lo que significa que las señales químicas se convierten en señales eléctricas que pueden ser transmitidas por el sistema nervioso.
  • Este proceso de transducción de señales involucra la activación de canales iónicos en la membrana del nociceptor, como los canales TRPV1 para el calor y los canales TRPA1 para sustancias químicas irritantes. La activación de estos canales aumenta la entrada de iones, generando un potencial de acción y transmitiendo una señal de dolor al sistema nervioso central.

 

Sensibilización central
  • La sensibilización central ocurre en el asta dorsal de la médula espinal, que es una región del sistema nervioso central que recibe información de los nociceptores periféricos.
  • Durante la inflamación o la lesión tisular, la actividad generada por los nociceptores periféricos se intensifica debido a la liberación continua de mediadores inflamatorios.
  • Esta mayor actividad de los nociceptores periféricos tiene un efecto a nivel de la médula espinal. Las señales de dolor que llegan a la médula espinal provocan cambios en las células nerviosas de esta región, incluyendo las neuronas de segundo orden y las interneuronas.
  • Estos cambios se traducen en un aumento de la excitabilidad de las neuronas de la médula espinal, lo que significa que estas neuronas se vuelven más sensibles a las señales de dolor. Además, se produce una amplificación de la señal dolorosa en la médula espinal, lo que resulta en una respuesta más fuerte y duradera al dolor.
  • La sensibilización central contribuye a la persistencia del dolor crónico y a la hiperalgesia, que es una respuesta exagerada al dolor.

 

Para resumir, la sensibilización periférica y central son procesos interconectados que contribuyen a la percepción y la amplificación del dolor en respuesta a lesiones o inflamaciones. La sensibilización periférica involucra cambios en los nociceptores en los tejidos dañados, mientras que la sensibilización central implica cambios en las neuronas de la médula espinal que reciben y procesan señales de dolor. Estos procesos son mecanismos adaptativos que tienen como objetivo alertar al cuerpo sobre posibles daños, pero pueden contribuir a la persistencia del dolor crónico en condiciones patológicas.

 

 

 

Homo medicus

 


 

 
Anatomía del hígado

Anatomía del hígado

Síguenos en X: @el_homomedicus  y @enarm_intensivo    

🟥     🟪     🟨     🟧     🟩     🟦

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Avatar del usuario

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...