Técnicas para realizar una Biopsia

Técnicas para realizar una Biopsia
Técnicas para realizar una Biopsia
Concepto

Biopsia: es un procedimiento que consiste en la extracción de una muestra total o parcial de tejido que se desea estudiar para ser examinada al microscopio por un médico anatomopatólogo para determinar un diagnóstico preciso a fin guiar un tratamiento.

Tipos

Biopsia excisional: se utiliza, con preferencia, en lesiones pequeñas, accesibles desde el punto de vista quirúrgico, que no comprometen estructuras vitales, y que consisten, sobre todo, en la resección por tejido sano macroscópicamente. Se debe utilizar el bisturí para la exéresis, siempre que sea posible, y la manipulación debe ser cuidadosa para no provocar alteraciones tisulares que dificultan el diagnóstico histopatológico.

Biopsia incisional: se toma un fragmento, con un bisturí, de una masa tumoral que no se puede extirpar en su totalidad, sin peligros o secuelas. La muestra más útil es la que incluye tumor y tejido circunvecino de aspecto normal. Cuando es factible, se toman muestras en diferentes cuadrantes, lo que resulta muy útil al patólogo. Si es necesario decidir, en el mismo acto quirúrgico, la amputación de un órgano o la ampliación de la resección, se envía la pieza al departamento de Anatomía Patológica para el estudio mediante congelación y diagnóstico inmediato.

Conización de cuello uterino y legrado: En posición de litotomía y previo tacto bimanual bajo anestesia, se realiza legrado con cureta fina del canal endocervical y de la cavidad uterina, acto seguido, se practica la extirpación en cono del orificio cervical externo y del canal endocervical vecino, con bisturí. Este proceder sangra mucho y el electrocoagulador es de gran ayuda. Algunos cirujanos colocan dos puntos laterales que deben incluir las pequeñas arterias cervicales. La conización y el legrado son la biopsia ideal para los casos de citología positiva o altamente sospechosa, donde no existe lesión visible en el exocérvix.

Biopsia por ponchamiento o en sacabocado: la muestra se obtiene con una pinza, que en sus extremos posee depresiones de bordes afilados, que permite obtener material adecuado para su estudio.

Biopsia por punción percutánea: En esta modalidad la obtención de muestra con trocar de Vin Silverman y similares ha ido perdiendo terreno ante el desarrollo de la biopsia por aspiración con aguja fina (BAAF) y de la citopatología. Las ventajas indiscutibles son: la rapidez en la obtención de la muestra y en el diagnóstico citológico, pocas molestias al paciente y baja tasa de complicaciones, así como, bajo costo. Es muy útil en nódulos del tiroides, la mama, el pulmón y otras, ya que por añadidura algunas lesiones quísticas suelen desaparecer después de la aspiración. Se introduce una aguja número 23 acoplada a una jeringa en un soporte especial que permite manipularla fácilmente. Al llegar a la lesión se aspira y se realiza un movimiento de avance y retroceso sin rebasarla; movimiento que se repite en otros ángulos sin perder el vacío, si aparece sangre, se interrumpe la aspiración, se suelta el émbolo a su posición inicial y se desconecta la jeringa. Se extrae la aguja, se toma aire en la jeringa y con esta se expulsa el contenido de la aguja en una lámina; contenido que se fija en alcohol y se tiñe después para estudio citológico.

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si te fue útil la información comparte...

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...