Actividad física en niños y adolescentes

Actividad física en niños y adolescentes
Actividad física en niños y adolescentes

 

La participación regular en actividad física es crucial para los niños y adolescentes de 6 a 17 años debido a su impacto significativo en el desarrollo físico, mental y emocional. La recomendación de al menos 60 minutos diarios de actividad física, con un enfoque en actividad aeróbica enérgica y actividades de fortalecimiento óseo y muscular al menos tres días a la semana, se basa en una serie de razones fundamentales:

  • Desarrollo Físico Óptimo: Durante la infancia y la adolescencia, se producen cambios significativos en el cuerpo, como el crecimiento óseo, el desarrollo muscular y el aumento de la masa magra. La actividad física regular y variada ayuda a asegurar que estos procesos se desarrollen adecuadamente y contribuye a la formación de huesos fuertes y músculos saludables.
  • Salud Cardiovascular: La actividad física aeróbica, como correr, nadar o montar en bicicleta, mejora la salud cardiovascular al fortalecer el corazón y los vasos sanguíneos, lo que reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares en la vida adulta.
  • Control de Peso: La actividad física ayuda a mantener un peso saludable al quemar calorías y promover un equilibrio energético positivo. Esto es esencial para prevenir la obesidad y sus consecuencias asociadas, como la diabetes tipo 2.
  • Desarrollo Muscular y Óseo: Las actividades de fortalecimiento muscular y óseo, como levantamiento de pesas o ejercicios de resistencia, contribuyen al desarrollo de huesos fuertes y músculos robustos, lo que es especialmente importante durante el crecimiento y para prevenir lesiones.
  • Salud Mental y Emocional: La actividad física tiene efectos positivos en la salud mental y emocional. Ayuda a liberar endorfinas, hormonas relacionadas con el bienestar, lo que puede reducir el estrés, la ansiedad y mejorar el estado de ánimo en niños y adolescentes.
  • Hábitos de Vida Saludable: Fomentar la actividad física desde una edad temprana ayuda a establecer hábitos de estilo de vida saludables que pueden perdurar en la adultez. Los niños y adolescentes que se involucran en actividad física regular son más propensos a mantenerse activos en su vida adulta.
  • Desarrollo de Habilidades Motoras: La actividad física promueve el desarrollo de habilidades motoras fundamentales, como correr, saltar, lanzar y atrapar. Estas habilidades son esenciales para la participación en deportes y actividades recreativas, y también para el desenvolvimiento en actividades diarias.
  • Desarrollo Social y Emocional: Participar en actividades físicas con amigos y compañeros promueve la interacción social, el trabajo en equipo y el desarrollo de habilidades sociales. Los deportes y juegos en grupo también pueden ayudar a los niños y adolescentes a construir relaciones y desarrollar un sentido de pertenencia.
  • Mejora del Rendimiento Académico: Se ha demostrado que la actividad física regular está relacionada con un mejor rendimiento académico. La actividad física puede mejorar la concentración, la memoria y la función cognitiva en general.
  • Prevención de Enfermedades Futuras: La actividad física durante la infancia y la adolescencia puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas en la edad adulta, como enfermedades cardíacas, diabetes y osteoporosis.

 

 

 

 

Homo medicus

 


 

 
Anatomía del hígado

Anatomía del hígado

Síguenos en X: @el_homomedicus  y @enarm_intensivo    

🟥     🟪     🟨     🟧     🟩     🟦

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Avatar del usuario

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...