Administración intramuscular de fármacos

Administración intramuscular de fármacos
Administración intramuscular de fármacos

Una inyección intramuscular (IM) es una forma de administrar un fármaco o medicamento directamente en el tejido muscular. Se utiliza cuando es necesario que el fármaco se absorba de manera más rápida y eficiente en comparación con otras vías de administración, como la vía oral.

En una inyección intramuscular, se utiliza una aguja larga y se introduce en el músculo seleccionado. La profundidad de la inyección depende del sitio y la edad del paciente. Una vez que la aguja está en su lugar, se inyecta el medicamento, generalmente en forma de solución acuosa o aceitosa.

Existen varios sitios comunes de aplicación para las inyecciones intramusculares, y la elección del sitio depende del fármaco y la edad del paciente. Los sitios más utilizados incluyen:

  • Glúteo (región del glúteo mayor): Es uno de los sitios más comunes para la administración de inyecciones intramusculares en adultos. Se divide en dos áreas: la región superior externa del glúteo (zona dorso-glútea) y la región lateral del glúteo (zona ventro-glútea).
  • Deltoides (músculo deltoides del brazo): Este sitio se encuentra en el hombro y es ampliamente utilizado para inyecciones intramusculares en adultos y adolescentes. Sin embargo, su capacidad de absorción puede ser limitada para ciertos medicamentos debido a su menor tamaño.
  • Muslo (músculo vasto lateral): Este sitio es comúnmente utilizado en bebés y niños pequeños, así como en adultos cuando no es posible acceder a otros sitios o cuando se necesita una mayor cantidad de medicamento.

Es importante tener en cuenta que la elección del sitio de inyección debe realizarse teniendo en cuenta factores como la edad del paciente, el volumen y tipo de medicamento, la visibilidad y accesibilidad del sitio, y las preferencias del profesional de la salud. Además, se deben seguir las pautas de seguridad y técnicas de inyección adecuadas para evitar complicaciones y garantizar una administración efectiva del fármaco.

Después de la administración de una inyección intramuscular (IM), la absorción de un fármaco en solución acuosa está influenciada por varios factores, incluida la velocidad del flujo sanguíneo en el sitio de inyección. Para comprender esto, es importante considerar cómo ocurre la absorción de un fármaco en el tejido muscular.

Cuando se administra un fármaco mediante una inyección intramuscular, se introduce en el músculo, donde se forma una solución acuosa con el fármaco y los fluidos corporales. El objetivo es permitir que el fármaco se disuelva y se difunda en la circulación sistémica para que pueda llegar a su sitio de acción o ser eliminado del organismo.

La velocidad del flujo sanguíneo en el sitio de inyección es un factor crucial que afecta la absorción del fármaco. Si el flujo sanguíneo es bajo, la cantidad de fármaco que se absorbe en un tiempo determinado puede ser menor. Esto se debe a que una velocidad de flujo sanguíneo lenta resulta en una menor disponibilidad de sangre en el sitio de inyección, lo que puede restringir la capacidad del fármaco para disolverse y difundirse en la sangre circulante.

Por otro lado, un flujo sanguíneo más rápido aumenta la disponibilidad de sangre en el sitio de inyección, lo que facilita la disolución y difusión del fármaco. Esto permite una absorción más rápida y eficiente hacia la circulación sistémica. En general, un mayor flujo sanguíneo significa una mayor área de absorción y, por lo tanto, una absorción más rápida del fármaco.

El calentamiento y el masaje local, así como el ejercicio, pueden modular la absorción del fármaco después de una inyección intramuscular. El calentamiento local del sitio de inyección puede aumentar el flujo sanguíneo en la zona al dilatar los vasos sanguíneos y mejorar la circulación. Esto, a su vez, favorece la absorción del fármaco al proporcionar un mayor suministro de sangre y una mayor velocidad de flujo sanguíneo.

El masaje local también puede ayudar a aumentar el flujo sanguíneo en el sitio de inyección al estimular la circulación. Al aplicar presión y movimientos suaves en el área, se puede promover la vasodilatación y el aumento del flujo sanguíneo. Esto contribuye a una absorción más rápida y eficiente del fármaco.

Del mismo modo, el ejercicio puede tener un efecto similar al aumentar la circulación sanguínea en general. La actividad física estimula la vasodilatación y el flujo sanguíneo hacia los músculos y otros tejidos. Como resultado, cuando se administra un fármaco intramuscular antes o después del ejercicio, puede haber una mayor absorción debido al aumento del flujo sanguíneo en el sitio de inyección.

Cuando se administra un fármaco por vía intramuscular (IM), puede estar en forma de solución acuosa o solución oleosa. La elección entre una u otra forma depende de las características del fármaco y de los objetivos terapéuticos.

En comparación con la solución acuosa, la solución oleosa tiene algunas ventajas y diferencias en cuanto a la absorción:

  • Mayor tiempo de absorción: En general, los fármacos en soluciones oleosas tienen una absorción más lenta en comparación con las soluciones acuosas. Esto se debe a que las soluciones oleosas forman una especie de depósito en el músculo, desde donde el fármaco se libera gradualmente. Como resultado, la concentración del fármaco en la sangre se mantiene durante un período más prolongado.
  • Mayor duración de acción: Debido a la liberación gradual del fármaco desde la solución oleosa, estos tienen una duración de acción prolongada en comparación con las soluciones acuosas. Esto puede ser ventajoso en casos en los que se requiere un efecto terapéutico sostenido durante un período de tiempo prolongado.
  • Mayor capacidad de solubilidad: Algunos fármacos tienen una baja solubilidad en agua pero se disuelven bien en solventes oleosos. En estos casos, las soluciones oleosas proporcionan una forma efectiva de administración para lograr una adecuada solubilización y absorción del fármaco.
  • Menor irritación local: Las soluciones oleosas suelen ser menos irritantes para los tejidos en comparación con las soluciones acuosas. Esto puede ser beneficioso para reducir la molestia o el dolor en el sitio de inyección.

Sin embargo, también existen algunas consideraciones y posibles desventajas asociadas con las soluciones oleosas:

  • Mayor viscosidad: Las soluciones oleosas tienden a tener una mayor viscosidad en comparación con las soluciones acuosas. Esto puede dificultar la inyección y requerir agujas de calibre más grande para facilitar la administración.
  • Mayor riesgo de reacciones locales: Aunque las soluciones oleosas suelen ser menos irritantes que las acuosas, en algunos casos pueden causar reacciones locales como inflamación, dolor o formación de nódulos en el sitio de inyección.

 

 

 

Homo medicus

 


 

 

 
Anatomía del hígado

Anatomía del hígado

Síguenos en X: @el_homomedicus  y @enarm_intensivo    

🟥     🟪     🟨     🟧     🟩     🟦

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Avatar del usuario

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...