¿Cómo están dispuestas las raices nerviosas de la médula espinal?

raíces nerviosas de la médula espinal
raíces nerviosas de la médula espinal

Las raíces de los nervios espinales anteriores son motoras y emergen de la médula espinal; las raíces posteriores son sensitivas y llegan a la médula espinal.

Cada raíz está constituida por un determinado número de fibras convergentes cuya disposición es diferente de acuerdo con el nivel de la columna vertebral que se considere:

  • A nivel cervical superior las fibras son delgadas reunidas en forma de abanico abierto.
  • A nivel cervical inferior las fibras son voluminosas reunidas en forma de abanico compacto; presentes en la intumescencia cervical.
  • A nivel torácico las fibras son delgadas y poco numerosas.
  • A nivel lumbar las fibras son voluminosas y apretadas; propias de la intumescencia lumbosacra.

 

 

Las raíces anteriores y posteriores de un mismo segmento  convergen, fuera de la médula, para formar el tronco del nervio  espinal, que sale del conducto vertebral por el foramen intervertebral. 

La raíz posterior presenta un voluminoso ensanchamiento: el ganglio espinal, situado aproximadamente a un centímetro de la médula espinal. 

La dirección de las raíces depende de su nivel de origen y el de su emergencia por el foramen intervertebral:

  • Las raíces cervicales superiores son ligeramente ascendentes (C1) u horizontales (C2-C3).
  • Todas las demás son oblicuas hacia abajo y lateralmente, aumentando esta oblicuidad progresivamente desde arriba hacia abajo.
  • Las raíces que se originan en los dos últimos segmentos lumbares y en el cono medular adoptan una disposición vertical y rodean al filum terminal en la parte inferior del conducto vertebral, constituyendo la cola de caballo.

 

Cola de caballo o cauda equina:  Las raíces que  la forman alcanzan gran longitud, por causa  de su origen alto; descienden verticalmente, para alcanzar el  foramen intervertebral  tanto a la derecha como a la izquierda, a partir de la 2.ª raíz lumbar, reuniendo las 10 últimas raíces  espinales. Se forma, así, un gran manojo de raíces que rodea al cono terminal y al filum terminal.

 

La médula espinal y las raíces espinales ocupan el conducto vertebral en las porciones cervical, torácica y parte alta de la porción lumbar. La mayor parte de las porciones lumbar y sacra alberga a las raíces espinales y al filum terminal. 

Las raíces espinales, originadas en la médula espinal, deben  atravesar las envolturas meníngeas para salir del conducto vertebral. En el saco dural, las raíces anteriores se dirigen en sentido   posterolateral, y las posteriores, en sentido anterolateral. La  piamadre acompaña a las raíces en el espacio subaracnoideo en un trayecto contra la duramadre, tomando contacto con la cara externa de la aracnoides. Entre las raíces anteriores y posteriores, se interpone el ligamento dentado solo hasta el  nivel de las raíces T12-L1.

En la perforación dural, cada raíz perfora la duramadre por un foramen independiente, envuelta en una vaina subaracnoidea que la rodea, así como las arterias radiculares.

Por fuera del saco dural, las raíces se dirigen hacia el foramen intervertebral. En la parte distal de la raíz posterior se distingue el ganglio  espinal; por fuera de este, ambas raíces fusionadas se continúan como nervio espinal, atravesando el opérculo fibroso.

La cola de caballo está situada en el fondo de saco dural; las raíces sacrococcígeas rodean el filum terminal, que desciende  al vértice del saco dural (filum terminal interno), acompañado por los nervios coccígeos. 

Por intermedio de las meninges, la médula espinal y las   raíces se relacionan con las paredes del conducto vertebral. Están protegidas: adelante, por los cuerpos vertebrales, los discos y los ligamentos vertebrales; posterolateralmente, por el arco vertebral: pedículos, istmos, láminas y procesos espinosos, y por los ligamentos amarillos. Entre el conducto vertebral y la duramadre se encuentra el espacio epidural, ocupado por tejido adiposo, los plexos venosos vertebrales internos, densos y voluminosos, y las arteriolas y los ramos meníngeos de los nervios espinales.

Abajo, en el fondo de saco dural, ramos meníngeos de los nervios espinales en la parte inferior del conducto sacro, el  espacio epidural contiene las últimas raíces sacras y coccígeas. Está limitado, abajo y atrás, por la membrana sacrococcígea, que  cierra el canal sacro.

 

 

 

 

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...