¿Qué es el sistema músculo esquelético?

¿Qué es el sistema músculo esquelético?
¿Qué es el sistema músculo esquelético?

El sistema esquelético está constituido por cartílago y hueso.

El esqueleto humano puede dividirse en dos partes, el esqueleto axial y el esqueleto apendicular. El primero consta de los huesos del cráneo, la columna vertebral, las costillas y el esternón, mientras que el esqueleto apendicular está formado por los huesos de los miembros superiores e inferiores.

El cartílago es una forma avascular de tejido conjuntivo, que consiste en fibras extracelulares alojadas en una matriz que contiene células localizadas en pequeñas cavidades. La cantidad y la clase de fibras extracelulares de la matriz varían dependiendo del tipo de cartílago. El cartílago se nutre por difusión y carece de vasos sanguíneos o linfáticos y de nervios.

En las áreas que soportan peso o en las que tienden a soportar fuerzas de tracción, la cantidad de colágeno es considerablemente mayor y el cartílago es prácticamente inextensible. Por el contrario, en áreas en las que la carga de peso y la tensión son menores, el cartílago contiene fibras elásticas y menos fibras de colágeno.

Las funciones del cartílago son las siguientes:

  • Soporte de partes blandas.
  • Aportación de superficies lisas de deslizamiento para las articulaciones óseas.
  • Capacidad de desarrollo y crecimiento de los huesos largos.

Existen tres tipos de cartílago:

  • Hialino: el más frecuente; su matriz contiene una cantidad moderada de fibras de colágeno (superficies articulares de los huesos).
  • Elástico: la matriz contiene fibras de colágeno junto con una cantidad importante de fibras elásticas.
  • Fibrocartílago: la matriz contiene un número limitado de células y tejido de matriz intercelular entre una sustancial cantidad de fibras de colágeno (discos intervertebrales).

El hueso es un tejido conjuntivo vivo y calcificado que forma la mayor parte del esqueleto. Consiste en una matriz calcificada intracelular, que contiene también fibras de colágeno y diversos tipos de células en su matriz. Los huesos funcionan como:

  • Estructuras de soporte del cuerpo.
  • Protectores de órganos vitales.
  • Depósitos de calcio y fósforo.
  • Palancas sobre las que actúan los músculos para generar movimiento.
  • Reservas de células productoras de sangre.

La clasificación de los huesos se establece en función de su forma:

  • Los huesos largos son tubulares (húmero en el miembro superior o el fémur en el inferior).
  • Los huesos cortos son de forma cuboidal (huesos de la muñeca y el tobillo).
  • Los huesos planos constan de dos placas de hueso compacto separadas por hueso esponjoso (huesos del cráneo).
  • Los huesos irregulares pueden presentar distintas formas (huesos de la cara).
  • Los huesos sesamoideos son los huesos redondos u ovales que se desarrollan en los tendones.

Los huesos presentan vascularización e inervación. Generalmente, una arteria adyacente aporta una arteria nutricia, casi siempre una por hueso, que entra directamente en su cavidad interior e irriga la médula ósea, el hueso esponjoso y las capas internas de hueso compacto.

Todos los huesos están cubiertos externamente por una membrana de tejido conjuntivo fibroso denominada periostio, que presenta la singular capacidad de formar tejido óseo nuevo. La membrana recibe vasos sanguíneos cuyas ramas irrigan las partes externas del hueso compacto. Un hueso despojado del periostio no puede sobrevivir.

Los vasos que irrigan el hueso y el periostio van acompañados de nervios. La mayoría de los nervios que pasan a la cavidad interna con la arteria nutricia son fibras vasomotoras que regulan el flujo sanguíneo.

El hueso tiene pocas fibras nerviosas sensitivas. Por otra parte, el periostio es inervado por numerosas fibras nerviosas sensitivas y es muy
sensible a cualquier tipo de lesión.

Los puntos donde dos elementos esqueléticos contactan se denominan articulaciones. Las dos categorías generales de articulaciones son:

  • Aquellas en las que los elementos esqueléticos quedan separados por una cavidad (articulaciones sinoviales).
  • Aquellas en las que no hay cavidad y los componentes se mantienen unidos por tejido conjuntivo
    (articulaciones sólidas).

Los vasos sanguíneos que irrigan una articulación y los nervios que inervan los músculos que actúan sobre la articulación suelen aportar ramas articulares a esa articulación.

 

 

Homo medicus

 


 

 

 

 
Anatomía del hígado

Anatomía del hígado

Síguenos en X: @el_homomedicus  y @enarm_intensivo    

🟥     🟪     🟨     🟧     🟩     🟦

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Avatar del usuario

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...