¿Qué es la dermatitis atópica?

¿Qué es la dermatitis atópica?
¿Qué es la dermatitis atópica?

La Dermatitis Atópica es también conocida como neurodermatitis diseminada infantil, prurigo de Besnier, eccema del lactante, eccema atópico o eccema endógeno. Es una enfermedad crónica y recidivante de la piel, la cual se caracteriza por prurito intenso, piel seca, inflamación y en ocasiones de eccema.

 

Epidemiología

Afecta a todas las razas y más frecuentemente a las mujeres. Puede presentarse a cualquier edad; sin embargo, predomina en la infancia, siendo más frecuente antes de los 5 años de edad. Persiste en la edad adulta hasta en un 60% a 70% de los pacientes.
Se asocia frecuentemente a niveles elevados de IgE así como a una historia personal o familiar de hipersensibilidad tipo I.

 

Manifestaciones clínicas

Los criterios diagnósticos de la dermatitis atópica incluyen la presencia de prurito, morfología y distribución típica(liquenificación en los pliegues de flexión, eccema de manos, pezones y párpados en los adultos), con inicio en la infancia y cronicidad.

Existen antecedentes personales o familiares de enfermedad atópica como asma, rinitis alérgica,  la misma dermatitis atópica.

Los individuos con atopia tienen una piel muy sensible, por lo que cualquier factor que la seca o la irrita tiene la posibilidad de originar dermatitis.

El prurito es una característica clave y puede ser intenso y prolongado.

Las placas rojas, ásperas, mal definidas, afectan la cara, el cuello y la parte superior del tronco.

Existen lesiones en las zonas de flexión de codos y rodillas.

Durante las exacerbaciones agudas, se observa  eritema con exudación, ya sea difuso o en placas definidas. En casos crónicos la piel es seca y liquenificada.

Los  desencadenantes de eccema en algunas personas son la sudoración, los ungüentos y el calor.

La dermatitis atópica sigue un curso crónico o intermitente.

 

Exámenes complementarios
  • En los hallazgos de laboratorio puede encontrarse en ocasiones eosinofilia y aumento de las concentraciones séricas de IgE.

 

Diagnóstico diferencial

Entre las enfermedades con las que se debe hacer diagnóstico diferencial con la dermatitis atópica se encuentran la psoriasis, la dermatitis seborreica y las infecciones por estafilococo. Las grietas, las costras, las erosiones o las pústulas hacen sospechar  una infección estafilocócica o herpética.

 

Tratamiento

Los adultos con trastornos atópicos no deben bañarse más de una vez al día. El uso del  jabón debe limitarse a las axilas, las ingles, el cuero cabelludo y los pies.

En la dermatitis deben aplicarse corticosteroides con moderación, una o dos veces al día.

Para el tratamiento de lesiones en el cuerpo excluyendo genitales, pliegues axilar y femoral comenzar con triamcinolona al 0.1% a continuación, disminuirse de manera gradual a hidrocortisona u otro corticosteroide de potencia media.

Cuando mejore la dermatitis es indispensable que el paciente reduzca de modo gradual los corticosteroides y los sustituya por emolientes.

Es importante disminuir los corticosteroides poco a poco para evitar las exacerbaciones por rebote de la dermatitis, las cuales pueden surgir cuando se interrumpen de forma súbita.

Inhibidores de la calcineurina. Los ungüentos de tacrolimus (0.03 o 0.1%) y las cremas de pimecrolimus (1%) pueden ser eficaces en el tratamiento de la dermatitis atópica cuando se aplican dos veces al día. No originan ni atrofia ni estrías cutáneas, y de este modo se evitan las complicaciones del uso de corticosteroides tópicos, aunque  existe posibilidad de formación de linfomas por lo que deben evitarse en individuos con riesgo alto de padecerlo.

En las lesiones exudativas agudas se debe excluir la superinfección estafilocócica o herpética, se debe usar agua o solución de subacetato de aluminio o avena coloidal, como baños o apósitos húmedos, calmantes o astringentes, durante 10 a 30 min, de dos a cuatro veces al día; corticosteroides de alta potencia después del baño tópicos; y es posible que se requiera de corticosteroides sistémicos. No se utilizan el tacrolimus o pimecrolimus.

En las lesiones subagudas o escamosas que son secas, pero aún se encuentran eritematosas y pruriginosas, debe continuar los corticosteroides de potencia media o alta en forma de ungüento, hasta que desaparezcan las lesiones cutáneas elevadas y con descamación y disminuya el prurito. Es entonces cuando se reducen de forma  gradual los corticosteroides tópicos durante un periodo de dos a cuatro semanas, pasando de dos veces al día a una vez al día y luego a dosis en días alternos para posteriormente sustituirlos con emolientes.  Puede usarse corticosteroides en esta etapa de forma ocasional en áreas pruriginosas específicas. Otra alternativa es cambiar a un corticosteroide de menor potencia o tacrolimus y pimecrolimus.

En las lesiones liquenificadas crónicas secas engrosadas y bien delimitadas se tratan mejor con ungüentos de corticosteroides de potencia alta a ultra alta. La respuesta se mejora realizando una oclusión nocturna de la lesión durante dos a seis semanas. Puede añadirse preparaciones de alquitrán como detergente de licor carbónico al 10% en petrolato, o alquitrán de hulla al 2 %.

El tratamiento de sostén consiste en aplicar de manera constante humectantes eficaces para evitar exacerbaciones. Uso de antiinflamatorios tópicos solamente los fines de semana o tres veces por semana evitará las exacerbaciones.

Los corticosteroides sistémicos están indicados únicamente en las exacerbaciones agudas y graves.

Prednisona 1 mg/kg diariamente para adultos. Se disminuye poco a poco la dosis en un lapso de dos a cuatro semanas.

Los corticosteroides sistémicos, no se recomienda utilizarlos por largo tiempo como tratamiento de sostén.

La hidroxicina, difenhidramina o doxepina a la hora de acostarse pueden ser útiles gracias a sus propiedades sedantes, porque aminoran la percepción del prurito.

Los factores de mal pronóstico en la dermatitis atópica, incluyen inicio temprano en la infancia, enfermedad generalizada temprana y acompañada de asma. Sólo 40 a 60% de estos pacientes tiene remisiones duraderas.

 

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...