¿Qué factores predisponen a la hernia inguinal?

¿Qué factores predisponen a la hernia inguinal?
¿Qué factores predisponen a la hernia inguinal?

Hernia es una palabra derivada del latín (significa rotura). La hernia se define como una protrusión anómala de un órgano o tejido a través de un defecto en alguna de las paredes circundantes.

Aunque una hernia pueda aparecer en diversos lugares, se observan con más frecuencia en la pared abdominal, sobre todo en la región inguinal.

Las hernias de la pared abdominal solo ocurren cuando la aponeurosis y la fascia no están cubiertas por músculo estriado.

La hernia estrangulada es aquella cuyo contenido no muestra una perfusión sanguínea suficiente y constituye una complicación grave y potencialmente mortal.

Las adherencias entre el contenido de la hernia y la túnica peritoneal del saco establecen, a veces, un punto de anclaje que atrapa el contenido herniario y predispone a la obstrucción intestinal y a la estrangulación.

La hernia externa protruye a través de todas las capas de la pared abdominal, mientras que la interna consiste en la protrusión del intestino a través de un defecto de la cavidad peritoneal.

 

 

Factores predisponentes

Los elementos etiopatogénicos responsables de formar hernias primarias de la pared abdominal y región inguinal, ya sean congénitas o adquiridas son multifactoriales. Está demostrada la participación de diversas causas genéticas, bioquímicas, metabólicas, anatómicas, ambientales y mecánicas.

Se han identificado trastornos raciales y hereditarios del metabolismo del colágeno y tejido conectivo ligados de manera íntima a la formación de hernias.

La estabilidad de la pared abdominal depende de la integridad de sus músculos y aponeurosis. Las propiedades biomecánicas de la aponeurosis dependen del colágeno y su tejido conectivo.

Los esfuerzos físicos con aumentos repetidos de la presión intraabdominal sobre la pared abdominal, por tos crónica, estreñimiento intestinal, obesidad, prostatismo o múltiples partos, pueden constituir factores desencadenantes de la enfermedad herniaria.

En el embarazo también pueden aparecer hernias; sin embargo, algunas desaparecen después del parto.

La falta de integridad de la pared abdominal y su capacidad para mantener el contenido puede estar comprometida por vicios posturales, pérdida del tono muscular, obesidad, desnutrición, aumento de la presión intraabdominal, comorbilidades y envejecimiento.

Otra causa predisponente a las hernias inguinofemorales es la presencia de una bolsa congénita denominada persistencia del conducto peritoneovaginal o proceso vaginal que puede estar abierto hasta en 80% de los recién nacidos a término.

 

 

Homo medicus

 


 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...