¿Cómo tomar y manejar las muestras para análisis de sangre venosa?

¿Cómo tomar y manejar las muestras para análisis de sangre venosa?
¿Cómo tomar y manejar las muestras para análisis de sangre venosa?

Para la mayoría de los análisis se utiliza sangre venosa. A fin de obtener los datos necesarios de una muestra de sangre es necesario obtener dicha muestra de forma segura y adecuada, pues algunas de las variaciones producidas al momento de la obtención pueden dar lugar a errores de resultados al momento del análisis.

Es necesario seguir las normas de de recolección de las muestras para garantizar la seguridad del personal que las recolecta y la calidad de las mismas. Se deben contemplar el uso de un equipo de protección personal consistente en guantes desechables, delantal y gafas protectoras asi como tener el mayor cuidado para evitar las lesiones, sobre todo al manipular y desechar el equipo que se utiliza.

Para la obtención de una muestra de sangre venosa se puede utilizar agujas de 19 o 21G para la mayoría de los adultos. En el caso de los niños elegir un calibre de 23G. La longitud de la aguja debe ser corta.

Los tubos para analizar sangre completa pueden contener ácido etilendiaminotetraacético (EDTA) dipotásico, tripotásico o disódico como anticoagulante. Tienen una marca que indica el nivel hasta cual se debe llenar de sangre. También existen tubos con citrato trisódico, heparina o citrato dextrosa; y tubos sin aditivos.

Los sistemas de tubos al vacío consisten en un tubo de vidrio o de plástico con un vacío definido, una aguja y un dispositivo portaagujas, el tapón es perforable, por lo que no es necesario retirarlo, ya sea para llenar el tubo lo que minimiza el riesgo de contaminación. El vacío controla la cantidad de sangre que entra en el tubo, garantizando el volumen suficiente para el análisis.

 

Procedimiento

  • Se aplicará un torniquete por encima del sitio de venopunción elegido.
  • Se recomienda limpiar la piel con alcohol al 70%, dejando que se seque por sí sola antes de la punción.
  • La sangre se extrae preferentemente de una vena antecubital o de otras venas visibles en el antebrazo por medio de un tubo al vacío o de una jeringa.
  • El torniquete se libera en cuanto se haya puncionado la vena para permitir que la sangre comience a fluir en la jeringa o en el tubo al vacío.
  • El émbolo de la jeringa debe retraerse lentamente.
  • Una vez llenado el tubo se mezcla la sangre con el anticoagulante invirtiendo el tubo varias veces de forma lenta.
  • Una vez obtenidas las muestras necesarias, se retira la aguja y se ejerce presión sobre el sitio de punción con un trozo de algodón estéril.

 

Para evitar que las muestras se coagulen no se debe extraer la sangre demasiado lentamente y se debe mezclar adecuadamente con el anticoagulante. Para evitar la hemólisis, no debe extraerse la sangre demasiado rápido, y no debe agitarse violentamente el tubo para mezclarlo.

 

Si se están infundiendo líquidos intravenosos en un brazo, no se debe extraer la sangre en ese brazo, pero si no hay alternativa se puede obtener la muestra por debajo del punto de infusión intravenosa, colocando el torniquete por debajo del sitio de ingreso de la infusión.

 

Cada muestra debe ser etiquetada con la identificación del paciente, la fecha y la hora de recolección inmediatamente después de haberla obtenido.

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...