Factores de riesgo que pueden detectarse y eliminarse en la primera consulta prenatal

Factores de riesgo que pueden detectarse y eliminarse en la primera consulta prenatal
Factores de riesgo que pueden detectarse y eliminarse en la primera consulta prenatal

El embarazo es un estado que puede complicarse por muchos factores de riesgo. Sin embargo, el médico tiene la oportunidad de detectar y eliminar algunos de los factores de riesgo más comunes para evitar complicaciones durante y al término del embarazo. Entre estos factores se encuentran los que a continuación se describen.

Numerosos resultados adversos se han relacionado con el tabaquismo durante el embarazo. Entre éstos se destacan las tasas más altas de abortos espontáneos, muerte fetal, bajo peso al nacer y partos prematuros. En pacientes fumadoras existe un doble riesgo de presentar durante el embarazo placenta previa, desprendimiento prematuro de placenta normoinserta y ruptura prematura de membranas.

Dejar de fumar tiene más beneficios al principio del embarazo o, preferiblemente, de forma preconcepcional. Sin embargo, dejar de fumar en cualquier etapa del embarazo puede mejorar los resultados perinatales.

El alcohol etílico o etanol es un teratógeno potente que causa un síndrome fetal caracterizado por restricción del crecimiento, anomalías faciales y disfunción del sistema nervioso central. Las mujeres embarazadas o que están considerando quedarse embarazadas deben abstenerse de usar cualquier bebida alcohólica.

La violencia de pareja se asocia con un mayor riesgo de resultados perinatales adversos que incluyen parto prematuro, restricción del crecimiento intrauterino y muerte perinatal.

Se recomienda que todas las mujeres sean evaluadas para clamidia durante la primera visita prenatal, con pruebas adicionales en el tercer trimestre para aquellas en mayor riesgo. También está recomendado que las mujeres embarazadas con factores de riesgo o las que viven en un área con alta prevalencia de N. gonorrhoeae sean evaluadas en la visita prenatal inicial y nuevamente en el tercer trimestre.

Tanto para la clamidia como para la Neiseria, se debe solicitar una prueba para documentar la curación después de haber obtenido el tratamiento adecuado.

 

 

 

Homo medicus

 


 

Fuente: F. Gary Cunningham, et al. Williams Obstetricia. 25ed. McGraw Hill. 2019

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...