Factores epidemiológicos de las quemaduras

Factores epidemiológicos de las quemaduras
Factores epidemiológicos de las quemaduras

El establecimiento de centros especializados en quemaduras y los avances de las estrategias terapéuticas, basadas en un mejor conocimiento de la reanimación, mayor cobertura de las heridas, control de infecciones más adecuado, mejor tratamiento de las lesiones por inhalación y un mayor tratamiento de soporte de la respuesta hipermetabólica a la lesión han mejorado la evolución clínica de los pacientes que sufren quemaduras durante los últimos años.

Las quemaduras graves siguen siendo un conjunto de lesiones de consecuencias devastadoras, con afectación de prácticamente todos los sistemas, y son origen de una notable morbilidad y mortalidad.

No hay traumatismo mayor que una lesión importante por quemaduras, que pueden clasificarse según sus causas o según su profundidad. Las muertes por quemaduras pueden producirse inmediatamente después de la lesión, o semanas después como resultado del fallo multiorgánico.

La mayoría de las quemaduras se producen en el domicilio, y los fallecimientos son más frecuentes en los extremos de edad, en niños de corta edad y personas de edad avanzada. Las causas más frecuentes de las quemaduras son las llamas y las escaldaduras.

Las quemaduras por escaldadura son más frecuentes en niños de hasta 5 años. Un porcentaje significativo de las quemaduras en niños se debe a maltrato infantil.

Existen factores de riesgo se han asociado a la presencia de quemaduras que incluyen edad, lugar de residencia, factores demográfico y estatus socioeconómico bajo.

La mayoría de las quemaduras y muertes pueden prevenirse, y obligan a estrategias de intervención y prevención. El lugar de residencia es un factor muy importante en el riesgo y el tratamiento de las quemaduras. Los recursos disponibles en una comunidad determinada afectan sobremanera a la morbilidad y la mortalidad.

La ausencia de recursos adecuados influye en la educación, la rehabilitación y las tasas de supervivencia de las víctimas. El tratamiento óptimo de las quemaduras precisa la colaboración de cirujanos, anestesiólogos, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, profesionales de enfermería, nutricionistas, rehabilitadores y trabajadores sociales solo para satisfacer las necesidades muy básicas de un paciente con quemaduras graves.

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...