Principales cambios en la inmunidad de la mujer embarazada

Principales cambios en la inmunidad de la mujer embarazada
Principales cambios en la inmunidad de la mujer embarazada

Los cambios hormonales durante el embarazo provocan numerosos cambios fisiológicos destinados al crecimiento y nacimiento de un bebé sano. Es necesario mantener un cuidadoso equilibrio entre la tolerancia inmunológica contra los antígenos fetales y la inmunidad contra los agentes infecciosos.

El embarazo se asocia con la supresión de diversas funciones inmunológicas humorales y mediadas por células, permitiendo de esta manera el alojamiento del “extraño” injerto fetal semialogénico que contiene antígenos de origen tanto materno como paterno.

En el moco cervical, los niveles máximos de inmunoglobulinas A y G (IgA e IgG) son significativamente más altos durante el embarazo y el tapón de moco cervical rico en inmunoglobulinas crea una barrera para la infección ascendente.

La IgG se transfiere al feto en desarrollo en el tercer trimestre como una forma de inmunidad pasiva, aparentemente anticipándose al nacimiento. Las inmunoglobulinas secretadas en la leche materna durante la lactancia aumentan las defensas neonatales contra la infección.

Los conteos normales de leucocitos durante el embarazo logran ser más altos que los valores no gestacionales, y los valores superiores se aproximan a 15 000/uL.

Durante el trabajo de parto y el puerperio temprano, los valores de leucocitos pueden llegar a ser marcadamente elevados, alcanzando niveles de 25 000/uL o más.

Los niveles medios de proteína C reactiva en el embarazo y el parto son más altos que en las mujeres no embarazadas.

Los niveles de eritosedimentación globular aumentan en el embarazo normal debido a valores elevados de globulinas plasmáticas y fibrinógeno.

Los factores de complemento C3 y C4 también aumentan significativamente durante el segundo y tercer trimestres.

Las concentraciones de procalcitonina, un precursor normal de la calcitonina, se incrementan al final del tercer trimestre y durante los primeros días posparto.

La respuesta inmune placentaria y su tropismo por virus y patógenos específicos afectan el resultado de la susceptibilidad de la mujer embarazada y la gravedad de ciertas enfermedades infecciosas.

 

Homo medicus

 


 

Fuente:

  • F. Gary Cunningham, et al. Williams Obstetricia. 25ed. McGraw Hill. 2019
  • Fuhler, G M. “The immune system and microbiome in pregnancy.” Best practice & research. Clinical gastroenterology vol. 44-45 (2020): 101671. doi:10.1016/j.bpg.2020.101671

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...