Pruebas auxiliares en el diagnóstico de pancreatitis

Pruebas auxiliares en el diagnóstico de pancreatitis
Pruebas auxiliares en el diagnóstico de pancreatitis

La pancreatitis a menudo es secundaria al abuso de alcohol y a enfermedades de las vías biliares, también puede ser causada por fármacos, traumatismos e infecciones virales y puede asociarse a trastornos metabólicos y del tejido conjuntivo. Para establecer el diagnóstico y como apoyo a la clínica se pueden realizar varias pruebas disponibles en los centros hospitalarios.

  • La concentración sérica de amilasa se usa de manera generalizada como prueba de detección sistemática para la pancreatitis aguda en el paciente con dolor abdominal agudo.
  • Cerca del 85% de los pacientes con pancreatitis aguda tiene un aumento de amilasa sérica. Los valores tres veces mayores que el límite superior normal confirman el diagnóstico de pancreatitis en ausencia de perforación o infarto intestinal.
  • En la pancreatitis aguda, la amilasa sérica suele aumentar en las primeras 24 horas del proceso y permanece alta durante tres a siete días.
  • Las concentraciones de amilasa retornan a la normalidad en siete días después del inicio de una pancreatitis aguda, a menos que exista rotura del conducto pancreático, obstrucción de los conductos o formación de un pseudoquiste.
  • Los pacientes que padecen pancreatitis aguda mas hipertrigliceridemia presentan concentraciones bajas falsas de amilasa y de actividad de la lipasa.
  • La ecografía suele ser el procedimiento inicialen la mayoría de los pacientes en quienes se sospecha pancreatopatía.
  • La tomografía computarizada es el mejor método de diagnóstico por imagen para la valoración inicial de un posible trastorno pancreático crónico y de las valoraciones de las complicaciones de la pancreatitis aguda y crónica.
  • La ecografía endoscópica proporciona imágenes de alta resolución del parénquima y el conducto pancreático por medio de un transductor fijo a un endoscopio que puede colocarse directamente encima de la superficie del páncreas a través del estómago o el duodeno.
  • La ecografía endoscópica permite obtener información sobre el conducto pancreático además del parénquima, es eficaz en la detección de cálculos del colédoco en la pancreatitis aguda y tiene muy pocas complicaciones.
  • La resonancia magnética se están utilizando para observar los conductos biliares y pancreático, así como el parénquima del páncreas tanto en la pancreatitis aguda como en la crónica.
  • La biopsia por aspiración percutánea o una biopsia con aguja gruesa de una tumoración pancreática por lo regular distinguen un proceso inflamatorio de una neoplasia pancreática.
  • Una prueba de la función pancreática exócrina es la estimulación directa del páncreas con la administración intravenosa de secretina en dosis de 0.2 µg/kg de secretina sintética humana en bolo, seguida de obtención y medición del contenido duodenal.
  • La prueba de estimulación directa del páncreas con la administración intravenosa de secretina tiene los siguientes valoreas que se consideran normales:
    • volumen producido >2 mL/kg/hora
    • concentración de bicarbonato (HCO3) >80 mmol/L
    • bicarbonato generado >10 mmol/L en 1 hora.
  • La concentración máxima de bicarbonato de <80 mmol/L se considera anormal y sugiere anomalías en la función secretora.
  • La prueba de secretina mide la capacidad secretora del epitelio de los conductos, mientras que la excreción de grasa fecal refleja de forma indirecta la actividad lipolítica intraluminal.
  • La esteatorrea no aparece sino hasta que las concentraciones de lipasa dentro de la luz disminuyen de manera considerable, lo cual subraya que sólo se necesitan pequeñas cantidades de enzimas para las actividades digestivas intraluminales.
  • La cantidad de elastasa medida en heces refleja la producción pancreática de esta enzima proteolítica. La disminución de la actividad de elastasa en heces es una prueba excelente para detectar insuficiencia pancreática exocrina en pacientes con pancreatitis crónica y fibrosis quística.
  • Las concentraciones de elastasa mayores a 200 µg/g son normales; una concentración de 100 a 200 µg/g se considera mediana, y una menor a 100 µg/g indica insuficiencia pancreática exocrina grave.

 

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si te fue útil la información comparte...

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...