¿Qué cambios ocurren en el útero durante el embarazo?

¿Qué cambios ocurren en el útero durante el embarazo?
¿Qué cambios ocurren en el útero durante el embarazo?

La mayoría de los cambios relacionados con el embarazo son provocados por estímulos proporcionados por el feto y la placenta. La comprensión de las adaptaciones del embarazo es esencial para evitar interpretaciones erróneas en algunas pacientes cuyos cambios fisiológicos logran desenmascarar o empeorar la enfermedad preexistente.

En la mujer no embarazada, el útero pesa aproximadamente 70 g y es casi sólido, con una capacidad de 10 mililitros o menos.  Durante el embarazo, el útero se transforma en un órgano muscular de paredes delgadas con capacidad suficiente para acomodar el feto, la placenta y el líquido amniótico. El volumen total de los contenidos al término tiene un promedio de 5 litros pero puede ser de 20 litros o más.

El útero al término del embarazo tiene un peso de aproximadamente 1,100 gramos. Durante el embarazo, el crecimiento uterino es a expensas de elongación  e hipertrofia marcada de las células musculares, y no tanto la producción de nuevos miocitos que es limitada.

La hipertrofia uterina al principio del embarazo probablemente se ve estimulada por la acción del estrógeno y tal vez de la progesterona. Después de 12 semanas de gestación, el crecimiento uterino se relaciona con la presión ejercida por los productos de la concepción en crecimiento. El grado de hipertrofia uterina se ve influenciado por la posición de la placenta; el miometrio que rodea el sitio de insersión placentario crece más rápido que el resto.

Durante las primeras semanas de embarazo, el útero mantiene su forma piriforme original. Pero, a medida que el embarazo avanza, el cuerpo y el fondo se vuelven globulares y casi esféricos a las 12 semanas de gestación. El crecimiento uterino durante el embarazo desplaza al órgano fuera de la pelvis. Entra en contacto con la pared abdominal anterior, desplaza los intestinos hacia los lados y arriba, continúa su ascenso, y finalmente llega casi al hígado.

A principios del embarazo, el útero se contrae irregularmente, y esto logra percibirse como calambres leves. Las contracciones de Braxton Hicks aparecen de forma impredecible y esporádica y generalmente no son rítmicas. Su intensidad varía entre 5 y 25 mm Hg. Son infrecuentes al principio pero su número aumenta durante la última semana o dos del embarazo.

La actividad eléctrica uterina es baja y descoordinada al principio de la gestación, pero se vuelve progresivamente más intensa y se sincroniza al término.

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si te fue útil la información comparte...

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...