¿Qué trastornos pueden confundirse con pancreatitis aguda?

¿Qué trastornos pueden confundirse con pancreatitis aguda?
¿Qué trastornos pueden confundirse con pancreatitis aguda?

La aparición de cualquier dolor intenso y agudo en el abdomen o en el dorso debe sugerir la posibilidad de pancreatitis aguda. El diagnóstico de pancreatitis aguda se confirma con dos de los tres criterios siguientes:

  • dolor típico en el epigastrio que a veces irradia al dorso
  • incremento de tres o más tantos del nivel de lipasa, amilasa sérica, o ambas.
  • signos confirmatorios de pancreatitis aguda en estudios imagenológicos tomográficos del abdomen.
Diagnóstico diferencial:
  • perforación de víscera hueca (úlcera péptica)
  • colecistitis aguda y cólico biliar
  • obstrucción intestinal aguda
  • oclusión vascular mesentérica
  • cólico renal
  • infarto inferior del miocardio
  • aneurisma aórtico disecante
  • conjuntivopatías con vasculitis
  • neumonía
  • cetoacidosis diabética.

Tanto en la colecistitis aguda como en la pancreatitis aguda, puede haber elevación de la concentración de amilasa sérica.

El dolor con origen en las vías biliares se desplaza más hacia el lado derecho o el epigastrio, que el de la pancreatitis presente en la zona periumbilical o el cuadrante superior izquierdo, y puede ser más intenso; por lo común no hay íleo adinámico. La ecografía es útil para definir el diagnóstico de colelitiasis y colecistitis.

La obstrucción intestinal por factores mecánicos se diferencia de la pancreatitis por el antecedente del dolor que se intensifica y que disminuye.

La oclusión vascular mesentérica aguda suele sospecharse en sujetos ancianos débiles con leucocitosis intensa, distensión abdominal y diarrea sanguinolenta, es útil la tomografía o angiografía por resonancia magnética para confirmar el diagnóstico.

Las vasculitis secundarias del lupus eritematoso sistémico y la poliarteritis nudosa se confunden a veces con la pancreatitis. La pancreatitis también puede surgir como complicación de tales enfermedades.

La cetoacidosis diabética suele acompañarse de dolor abdominal e incremento de las concentraciones de amilasa sérica total sin embargo la diferencia con la pancreatitis es que no aumenta la concentración de lipasa sérica.

 

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...