Valoración clínica de la disnea

Valoración clínica de la disnea
Valoración clínica de la disnea

El disnea es un término que procede del griego “dýspnoia” que se refiere a la sensación de malestar que aparece durante el acto de respirar.

La disnea se define como “una sensación subjetiva de incomodidad al respirar”.

La disnea es una de las sensaciones más frecuentes y molestas en cualquier proceso. Es un síntoma cardinal de las enfermedades respiratorias y cardiacas.

Ortopnea se denomina a la disnea que aparece al adoptar el decúbito supino.

Trepopnea es la disnea que existe cuando el paciente esta en decúbito lateral.

Platipnea es cuando la disnea se produce al adoptar de nuevo la posición ortostática o la sedestación.

Se debe distinguirse la disnea de otras sensaciones, como la fatiga, el cansancio, el dolor o las molestias inespecíficas.

Cuestionario del Medical Research Council (MRC) para estudiar la magnitud de la disnea:

 

Grado      Nivel de ejercicio que produce la disnea
I               Caminar deprisa en terreno llano o subiendo una cuesta ligera.
II              Caminar en terreno llano al paso normal de otras personas.
III            Pararse a coger aire al caminar en terreno llano a su propio paso.
IV             Falta de aire con solo vestirse o lavarse.

 

La manera más habitual de medir la magnitud de la disnea cuando se emplea un estímulo progresivo es la denominada escala de Borg.

La causa de disnea depende de la enfermedad específica. Uno de los mecanismos puede ser la retención de CO2 o la disminución de oxígeno actúan como estimulantes químicos para retroalimentar al centro respiratorio y transmitir la información de que el parénquima pulmonar o el fuelle torácico son insuficientes para mejorar la oxemia o depurar el CO2 de la sangre.

La disnea debe investigarse en la anamnesis de una manera ordenada y precisa, preguntando por el comienzo, curso, la frecuencia y momento de aparición, intensidad, cualidad, causas desencadenantes, motivos que lo acrecientan o lo alivian y síntomas acompañantes.
Se debe diferenciar entre disnea aguda y disnea crónica.

La disnea aguda es una sensación que ocurre de forma explosiva, con gran rapidez y que impide la vida cotidiana.

La disnea suele ser consecuencia de una alteración en el sistema respiratorio o en el cardíaco.

La disnea de origen respiratorio puede clasificarse en tres grupos:
a) disnea debida a modificaciones en el sistema regulador o controlador de la respiración
b) disnea ocasionada por alteraciones en la bomba ventilatoria.
c) disnea originada por trastornos existentes en el sistema intercambiador de gases.

Cuando la disnea es debida a modificaciones en el sistema regulador o controlador de la respiración como los causados por estímulos hipercápnico, hipóxico o acidótico producen un incremento en las descargas neuronales, que se transmiten hacia la periferia y modifican la actividad ventilatoria.

La disnea puede ser ocasionada por alteraciones en la bomba ventilatoria debido a alteraciones de la caja torácica en estructuras óseas, musculares o pleurales; de las vías aéreas, o alveolos; o del espacio intersticial, que cursan con un aumento en el atrapamiento aéreo y con un incremento en el trabajo respiratorio.

La disnea es originada por trastornos en el sistema de intercambio gaseoso como en enfermedades del parénquima pulmonar (neumonía, edema pulmonar, afectación intersticial, alteraciones vasculares) pueden producir directamente disnea al estimular los receptores propioceptivos pulmonares.

El estudio de la disnea de origen cardíaco debe considerar el valor del volumen minuto o gasto cardíaco, para distinguir entre las situaciones que se asocian con:

  • un gasto alto como la anemia y el cortocircuito izquierda-derecha que propician la aparición de disnea
  • un gasto normal como en la disfunción diastólica en las miocardiopatías o las valvulopatías
  • un gasto bajo como en las coronariopatías y la insuficiencia cardíaca.

Una prueba de ejercicio máximo progresivo aportan las claves para diferenciar entre los diferentes orígenes de disnea.

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...