Complicaciones de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños

Complicaciones de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños
Complicaciones de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños

La esofagitis puede manifestarse como irritabilidad, náuseas y rechazo de las tomas en los lactantes, como dolor epigástrico o torácico en los niños mayores, y rara vez como hematemesis, anemia o síndrome de Sandifer a cualquier edad.

La esofagitis erosiva se observa en  niños con síntomas de reflujo gastroesofágico  y es más habitual en los varones, niños con discapacidad neurológica, y en niños con hernia de hiato.

La esofagitis grave y prolongada conduce a la formación de estenosis, que generalmente se localizan en el esófago distal y producen disfagia.

La esofagitis de larga evolución predispone a la metaplasia del epitelio escamoso esofágico normal a epitelio cilíndrico intestinal, denominado esófago de Barrett, que es una lesión precursora del adenocarcinoma de esófago.

El esófago de Barrett y el adenocarcinoma aparecen con más frecuencia en varones de raza blanca y en pacientes con síntomas de reflujo de larga duración y elevada frecuencia y gravedad. El adenocarcinoma es infrecuente en la infancia.

La esofagitis y la regurgitación pueden ser lo suficientemente graves como para provocar un retraso del crecimiento, debido a un déficit calórico.

El reflujo gastroesofágico puede producir síntomas respiratorios por el contacto directo del contenido gástrico refluido con el aparato respiratorio debido a aspiración, penetración laríngea o microaspiración; o por interacciones refleja entre el esófago y el aparato respiratorio.

Se han relacionado estas situaciones patológicas de las vías respiratorias superiores con la ERGE; en algunos casos se ha observado una mejoría de los síntomas respiratorios al administrar el tratamiento de la ERGE.

La apnea debida a reflujo suelen ser de carácter obstructivo debido a un laringoespasmo y pueden considerarse un reflejo protector anormalmente intenso.

El estridor se desencadena por el reflujo y en los lactantes generalmente se relaciona con alteraciones anatómicas predisponentes.

La laringitis por reflujo y otras manifestaciones otorrinolaringológicas pueden atribuirse a la ERGE ( disfonía, la fatiga vocal, el carraspeo, la tos crónica, faringitis, sinusitis, otitis media.

Los signos laringofaríngeos de ERGE consisten en edema e hiperemia, úlceras por contacto, granulomas, pólipos, estenosis subglóticas y edema interaritenoideo.

Existe una asociación estrecha entre el asma y el reflujo. Los síntomas de ERGE se encuentran presentes en algunos niños con asma, se sospecha que la ERGE es un factor que desencadena el asma cuando la enfermedad del reflujo es sintomática, cuando el asma es resistente al tratamiento o dependiente de esteroides y cuando empeora por la noche.

Las erosiones dentales constituyen las lesiones orales más frecuentes en la ERGE y se distinguen porque se localizan en la superficie lingual de los dientes.

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...