¿Cuáles son las pruebas de laboratorio útiles en el diagnóstico de enfermedades de la vía biliar?

¿Cuáles son las pruebas de laboratorio útiles en el diagnóstico de enfermedades de la vía biliar?
¿Cuáles son las pruebas de laboratorio útiles en el diagnóstico de enfermedades de la vía biliar?

Cuando se valora a individuos con sospecha de afecciones de la vesícula biliar o el árbol biliar extrahepático, se solicitan de manera sistemática:

  • biometría hemática completa.
  • pruebas de función hepática.

Las pruebas más útiles para la evaluación de la fisiología biliar son la determinación de los niveles de bilirrubina, de fosfatasa alcalina, y de transaminasas séricas, que son indicativas de lesión hepatocelular. En personas con un cólico biliar o con colecistitis crónica, las pruebas sanguíneas son generalmente normales.

La bilirrubina puede subdividirse en sus formas conjugada y no conjugada, lo que permite así definir la causa sobre la base de la localización celular del trastorno. La hiperbilirrubinemia puede tener su causa en:

  • aumento de la síntesis de bilirrubina.
  • deterioro de la captación por parte del hepatocito de bilirrubina no conjugada.
  • reducida conjugación intracelular.
  • disminución del transporte intracelular y de la excreción de bilirrubina conjugada.
  • obstrucción del árbol biliar.

Una cuenta de leucocitos elevada puede indicar o aumentar la sospecha de colecistitis. Cuando se acompaña de un incremento de bilirrubina, fosfatasa alcalina y aminotransferasa, debe sospecharse colangitis.

La colestasis, una obstrucción del flujo de bilis, se caracteriza por aumentos de la bilirrubina un su forma conjugada y de la fosfatasa alcalina.

La ictericia es consecuencia de la acumulación de la bilirrubina, producto del metabolismo de hem, en los tejidos corporales. En circunstancias normales, la bilirrubina sérica total es de 0.2 a 1.2 mg/100 ml (3.42 a 20.52 μmol/L).

La ictericia no se detecta hasta que la concentración de bilirrubina sérica se aproxima a 3 mg/100 ml (51.3 μmol/L).

La hiperbilirrubinemia predominantemente conjugada puede deberse a deterioro de la excreción de bilirrubina por el hígado, a consecuencia de una enfermedad hepatocelular, fármacos, septicemia, trastornos hereditarios del transporte hepatocanalicular u obstrucción biliar extrahepática.

La obstrucción biliar puede deberse a patologías que incluyen coledocolitiasis, atresia biliar, carcinoma de conductos biliares, colangitis esclerosante, quiste del colédoco, presión externa en el colédoco, pancreatitis, neoplasias pancreáticas.

El término “colestasis” se refiere a la retención de bilis en el hígado, aunque con frecuencia se utiliza “ictericia colestásica” cuando la hiperbilirrubinemia conjugada es consecuencia de alteraciones en el flujo biliar.

Las aminotransferasas séricas pueden ser normales o estar usualmente elevadas. El aumento de las concentraciones séricas de alanina aminotransferasa y aspartato aminotransferasa (ALT y AST) refleja lesión hepatocelular. Las concentraciones
pueden aumentar en forma notable pero transitoria en individuos con obstrucción aguda de vías biliares por coledocolitiasis.

La esteatosis hepática no alcohólica es, con mucho, la causa mas común de incremento leve o moderado de los niveles de aminotransferasas. Las concentraciones altas de las dos enzimas, a menudo >1 000 unidades/L (>20 mckat/L) son el signo definitorio de la necrosis o la inflamación hepatocelular.

El incremento de las concentraciones de fosfatasa alcalina se identifica en la colestasis o la hepatopatía infiltrante.

 

 

Homo medicus

 


 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...