Huesos del cráneo: etmoides

Huesos del cráneo: etmoides
Huesos del cráneo: etmoides

Es un hueso único, simétrico, ubicado en la línea media por delante del esfenoides y por detrás de la escotadura etmoidal del hueso frontal. Contribuye a la formación de las cavidades orbitarias y nasales.

El etmoides está constituido por:

  • una lámina perpendicular situada en la línea media con orientación vertical.
  • una lámina cribosa orientada horizontalmente.
  • los laberintos etmoidales.

Lámina perpendicular

  • la implantación de la lámina cribosa corta esta lámina cerca de su extremo superior lo que permite hacer la distinción de una parte superior intracraneal y otra subyacente.
  • La parte superior de la lamina perpendicular se llama: Crista galli,
  • La parte inferior participa en la constitución del tabique nasal óseo, se trata de: la lámina perpendicular propiamente dicha.
  • Crista galli: es de forma triangular y vertical, se origina en el borde posterior del etmoides por medio de una cresta que se
    eleva hacia adelante y arriba, donde se inserta la hoz del cerebro. El borde anterior de la crista galli presenta una escotadura media, limitada a los lados por las alas de la crista galli que, articulándose con el frontal, determinan un conducto, el foramen ciego.
  • Lámina perpendicular es delgada y de forma cuadrilátera, presenta:
    • un borde superior, que corresponde a la base de la crista galli.
    • un borde inferior espeso y rugoso en el que se ve un esbozo de bifurcación, donde se aloja la porción cartilaginosa del tabique nasal
    • un borde anterior, que continúa hacia abajo el borde anterior de la crista galli y corresponde adelante a la espina nasal del
      frontal
    • un borde posterior, que en su parte superior está bifurcado para recibir a la cresta esfenoidal y en su mitad inferior corresponde al vómer.
    • Las caras laterales de la lámina, se observan algunos surcos y canales que convergen en los forámenes de la lámina cribosa y contienen los nervios olfatorios.

Lámina cribosa

  • Es de forma rectangular, alargada de adelante hacia atrás, se articula con la escotadura etmoidal del frontal
  • La  crista galli divide esta superficie en dos porciones anteroposteriores: los surcos olfatorios.
  • Los surcos olfatorios se encuentran perforados por numerosos orificios.
  • La lámina cribosa se corresponde con los giros rectos y los bulbos olfatorios del cerebro.
  • Por los orificios de la lámina cribosa pasan los nervios olfatorios, el nervio etmoidal anterior y la arteria etmoidal anterior.
  • La cara inferior de la lámina cribosa forma, a ambos lados de la lámina perpendicular, parte de la pared superior de las cavidades nasales.

Laberintos etmoidales

  • De los bordes laterales de la lámina cribosa se proyectan hacia abajo los laberintos etmoidales.
  • Son de forma cuboidea, aplastados en sentido lateromedial.
  • Los laberintos etmoidales se hallan interpuestos entre la cavidad nasal medialmente y la cavidad orbitaria lateralmente
  • Para su estudio se describen seis caras:
    • Cara superior: esta cara contiene hemiceldillas irregulares que completan las de la escotadura etmoidal del frontal para formar las celdillas etmoidales medias. Tiene además dos surcos que junto con los surcos de la cara inferior del frontal forman los forámenes etmoidales anterior y posterior.
    • Cara anterior: se articula con el hueso lagrimal. Posee cavidades o hemiceldillas que junto con las del lagrimal completan las celdillas etmoidales anteriores. Más abajo, el borde anterior del cornete nasal medio se proyecta en las cavidades nasales.
    • Cara posterior: se observa una una incisura llamada: el meato nasal superior. El meato nasal superior separa los dos cornetes etmoidales; por arriba y lateralmente se observan hemiceldillas que junto con las del esfenoides forman las celdillas etmoidales
      posteriores. Esta cara también se articula con la apófisis orbitaria del palatino.
    • Cara inferior: es bastante irregular, se puede distinguir de medial a lateral el borde inferior del cornete nasal medio, el meato nasal medio, su articulación con el hueso maxilar y la apófisis unciforme. Por detrás de la apófisis unciforme se observa la bulla etmoidal que es  una elevación redondeada, que corresponde a celdillas etmoidales medias.
    • Cara lateral: es plana y lisa, corresponde a la pared medial de la cavidad orbitaria. Está formada por una lámina delgada, la lámina orbitaria . Se articula arriba con el frontal, abajo con el maxilar, adelante con el lagrimal, atrás con el esfenoides y a nivel de su ángulo posteroinferior, con la apófisis orbitaria del palatino.
    • Cara medial: forma los 2/3 superiores de las cavidades nasales. Se observan dos láminas arrolladas: los cornetes nasales superior y medio, y numerosos orificios que conducen a las celdillas etmoidales. El espacio comprendido entre los cornetes nasales superior y medio es el meato nasal superior; por debajo del cornete nasal medio se encuentra el meato medio. En la pared lateral del meato medio están la apófisis  unciforme y la bulla etmoidal, y entre ellas hay un espacio llamado el hiato semilunar.
  • Los cornetes nasales se fijan en el laberinto etmoidal por su borde superior; el borde inferior es libre en las cavidades nasales; la cara lateral es cóncava y la medial, convexa. El borde fijo del cornete nasal medio también se articula con la cresta etmoidal  del palatino.

 

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si te fue útil la información comparte...

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...