Laxantes osmóticos

Laxantes osmóticos
Laxantes osmóticos

Los compuestos osmóticos no absorbibles son agentes farmacológicos utilizados en el tratamiento del estreñimiento debido a su capacidad para inducir una mayor secreción de agua hacia la luz intestinal, lo que resulta en el ablandamiento de las heces y la facilitación del proceso de defecación. Esta respuesta fisiológica se basa en principios fundamentales de la osmosis y la regulación del equilibrio hídrico en el tracto gastrointestinal.

La osmosis, un proceso que implica el movimiento de agua a través de una membrana semipermeable en respuesta a las diferencias en la concentración de solutos, es central en la acción de los compuestos osmóticos. Estos agentes, al encontrarse en la luz intestinal, generan una concentración más alta de solutos no absorbibles, creando así una solución hipertónica en el entorno intestinal. En conformidad con los principios de la osmosis, el agua fluye hacia esta solución hipertónica, elevando la presión osmótica en la luz intestinal.

La consecuencia directa de esta respuesta es la atracción de agua desde los tejidos circundantes y la corriente sanguínea hacia el intestino. El incremento del contenido acuoso en el intestino conlleva al ablandamiento de las heces, un factor esencial en el alivio del estreñimiento. Las heces endurecidas y compactadas, típicas en esta condición, son transformadas en heces más suaves y maleables debido a la hidratación adicional, lo que simplifica su paso a través del tracto gastrointestinal.

Además del ablandamiento de las heces, este proceso de osmosis inducido por los compuestos osmóticos tiene un impacto en la estimulación de la peristalsis. La peristalsis es el proceso de contracción y relajación de los músculos intestinales que facilita el movimiento coordinado de los contenidos intestinales. La presencia de una mayor cantidad de agua lubricante en el intestino promueve una peristalsis más eficiente al reducir la fricción y la resistencia a medida que las heces avanzan a lo largo del tracto gastrointestinal.

En última instancia, este conjunto de efectos -el aumento de la presión osmótica, el ablandamiento de las heces y la estimulación de la peristalsis- converge en la mejora de la capacidad del organismo para evacuar las heces de manera más cómoda y fluida. El proceso resulta en una defecación más eficaz y menos problemática para los pacientes que sufren de estreñimiento.

Algunos ejemplos de laxantes osmóticos incluyen:

  • Lactulosa: La lactulosa es un disacárido sintético que no se absorbe en el intestino delgado. Llega al colon intacta y se descompone en ácidos orgánicos de cadena corta por las bacterias intestinales, lo que atrae agua al colon y ablanda las heces.
  • Polietilenglicol (PEG): El PEG es un polímero soluble en agua que se ingiere en forma de polvo mezclado con líquidos. No se absorbe en el intestino y aumenta la cantidad de agua en el colon, lo que facilita el paso de las heces.
  • Sorbitol y manitol: Estos son azúcares que no se absorben completamente en el intestino delgado. Llegan al colon y, debido a su naturaleza osmótica, atraen agua hacia el intestino, lo que suaviza las heces y estimula la evacuación.
  • Sales de magnesio: Compuestos como el citrato de magnesio o el sulfato de magnesio actúan como laxantes osmóticos. Estas sales no se absorben bien en el intestino, y su presencia en el colon atrae agua, lo que ablanda las heces y estimula los movimientos intestinales.
  • Cloruro de sodio (salina): En algunas ocasiones, la salina (cloruro de sodio) puede ser utilizada como un laxante osmótico. El alto contenido de sodio en la salina atrae agua al intestino, lo que suaviza las heces y estimula el tránsito intestinal.
  • Lubiprostona: Aunque tiene un mecanismo de acción algo diferente, la lubiprostona es considerada también como un laxante osmótico. Actúa aumentando la secreción de líquido en el intestino y ablandando las heces.

En conclusión, los compuestos osmóticos no absorbibles actúan a través de la generación de una solución hipertónica en el intestino, induciendo la osmosis y el consiguiente aumento en la secreción de agua hacia la luz intestinal. Este fenómeno conlleva al ablandamiento de las heces y a la estimulación de la peristalsis, factores que en conjunto contribuyen al alivio del estreñimiento y al mejoramiento de la función intestinal en términos de evacuación.

 

 

 

Homo medicus

 


 

 
Anatomía del hígado

Anatomía del hígado

Síguenos en X: @el_homomedicus  y @enarm_intensivo    

🟥     🟪     🟨     🟧     🟩     🟦

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Avatar del usuario

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...