Medidas terapéuticas para sangrado de tubo digestivo alto

Medidas terapéuticas para sangrado de tubo digestivo alto
Medidas terapéuticas para sangrado de tubo digestivo alto

El sangrado digestivo alto es una emergencia médico-quirúrgica que tiene elevada morbilidad y una mortalidad no despreciable, a pesar de los avances actuales en relación con la conducta que se debe seguir. La aspiración de sangre roja o en “posos de café” confirma que el origen de la hemorragia es el tubo digestivo alto.

Los intentos de detener o disminuir la hemorragia mediante lavado gástrico con grandes volúmenes de líquido no ofrecen ningún beneficio y exponen al paciente a un riesgo mayor de aspiración.

En pacientes con hemorragia del tubo digestivo activa rápida no debe posponerse la transfusión sanguínea cualquiera que sea la cifra de hemoglobina.

La endoscopia digestiva se ha ganado la primera posición como procedimiento diagnóstico y en muchos casos terapéutico.Después de la reanimación adecuada en pacientes con sangrado del tubo digestivo alto, se practica la endoscopia antes de 2 a 24 h; puede posponerse en algunos sujetos con enfermedades concomitantes graves sin signos de hemorragia activa.

Alrededor de 90% de las várices con hemorragia o sin ella puede tratarse en forma eficaz de inmediato con la inyección de un fármaco esclerosante o la aplicación de bandas de caucho a las várices.

El 90% de las úlceras, angiomas o desgarros de Mallory-Weiss con hemorragia suele controlarse con la inyección de epinefrina, cauterización directa del vaso con una sonda de calentamiento o multipolar de electrocauterio, o mediante la aplicación de una endopinza.

Los inhibidores de la bomba de protones intravenosos reducen el riesgo de recurrencia de la hemorragia en pacientes que tienen úlceras pépticas.

La venoclisis continua de octreótido (bolo de 100 µg, seguido de 50 a 100 µg/h) reduce el flujo sanguíneo esplácnico y las presiones arteriales portales, y es eficaz en el control inicial de una hemorragia asociada a hipertensión portal. La terlipresina puede preferirse sobre el octreótido para el tratamiento de una hemorragia relacionada con hipertensión portal por su efecto de reducción sostenida de la presión en la porta y las várices.

Se utiliza la embolización intraarterial en pacientes con hemorragia persistente por úlceras, angiomas o desgarros de Mallory-Weiss en quienes la endoscopia no dio buenos resultados y los riesgos quirúrgicos son altos.

La colocación de una endoprótesis de alambre desde la vena hepática hasta la vena porta, a través del hígado, descomprime muy bien el sistema venoso portal y permite detener una hemorragia aguda por rotura de várices.

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...