Nutrición en pacientes con quemaduras

Nutrición en pacientes con quemaduras
Nutrición en pacientes con quemaduras

El apoyo nutricional es de mucha importancia en pacientes con quemaduras extensas. La nutrición adecuada es de gran importancia en trastornos agudos como en la reacción inmunitaria; la respuesta hipermetabólica en individuos quemados puede elevar las tasas metabólicas basales hasta en 200%. Esto puede conducir a catabolismo de las proteínas musculares y disminución de la masa corporal magra que puede retrasar la recuperación funcional.

La alimentación entérica temprana para pacientes con quemaduras > 20% de área de superficie corporal es segura y puede ayudar a prevenir la pérdida de masa corporal magra, reducir la respuesta hipermetabólica y dar origen a un metabolismo más eficiente de las proteínas.

La nutrición entérica iniciada en las primeras horas después de la hospitalización puede evitar la parálisis gástrica. Puede colocarse una sonda en el intestino delgado para la alimentación nasoyeyunal si otras medidas para alimentación gástrica no tienen éxito.

La determinación de las necesidades calóricas apropiadas de pacientes quemados puede ser muy difícil. Una fórmula utilizada en individuos no quemados es la ecuación de Harris-Benedict, que calcula dichas necesidades al considerar factores como género, edad, talla y peso. Esta fórmula utiliza un factor de actividad para lesiones específicas y para las quemaduras el consumo energético basal se multiplica por dos.

La ecuación de Harris-Benedict puede ser imprecisa en quemaduras < 40% de área de superficie corporal quemada y en tales casos puede ser más apropiada la fórmula de Curreri que calcula las necesidades calóricas de la siguiente manera:

  • 25 kcal/kg/día + 40 kcal/% área de superficie corporal quemada/día.

También puede recurrirse a la calorimetría indirecta para determinar el consumo energético en reposo. Es de gran importancia ajustar las necesidades calóricas porque la alimentación excesiva puede conducir al depósito de grasa en lugar de favorecer el anabolismo muscular.
La insulina y los hipoglucemiantes orales, como la metformina ayudan a evitar la hiperglucemia y pueden contribuir a la prevención del catabolismo muscular.

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...