Principales aspectos a tratar en la rehabilitación de pacientes quemados

Principales aspectos a tratar en la rehabilitación de pacientes quemados
Principales aspectos a tratar en la rehabilitación de pacientes quemados

La rehabilitación del paciente quemado es parte integral de su atención y debe iniciarse al momento de la hospitalización. Las terapias física y ocupacional inmediatas y continuas son obligadas para evitar la pérdida de la función física.

Los pacientes con quemaduras que se encuentran con ventilación mecánica deben someterse a ejercicios pasivos en el arco de movimientos al menos dos veces al día. Esto incluye a los individuos con quemaduras sobre las articulaciones. Debe enseñarse a la persona a realizar ejercicios por sí mismo para mantener el arco de movimiento.

Los individuos con quemaduras de pies y extremidades deben recibir instrucciones para caminar de manera independiente sin ayuda de muletas, a fin de evitar la inflamación de las extremidades, desensibilización de las áreas quemadas y evitar la atrofia por desuso; cuando los pacientes no caminan, deben elevar la extremidad afectada para reducir el edema.

Si se utiliza inmovilización posoperatoria para protección del injerto, éste debe valorarse con frecuencia de tal manera que puedan reiniciarse ejercicios activos tan pronto como sea posible.

La terapia física y ocupacional incluyen ejercicios diseñados para acelerar el restablecimiento de las actividades cotidianas y las laborales.

La ropa ajustada de compresión proporciona apoyo vascular a las quemaduras que se encuentran en proceso de cicatrización.
Cuando los enfermos se recuperan de las quemaduras agudas, muchos afrontan el tratamiento de las cicatrices hipertróficas. En individuos en quienes han cicatrizado las quemaduras o los sitios donantes, las complicaciones por la cicatriz hipertrófica incluyen prurito, eritema, dolor, tensión y engrosamiento de la piel, incluso con la aparición de contracturas.

El tratamiento de cicatrices hipertróficas ha comprendido métodos no quirúrgicos como dispositivos compresivos, capas de gel de silicona, masaje, fisioterapia y corticoesteroides. La ablación quirúrgica y la revisión de la cicatriz constituyen estrategias terapéuticas más invasivas.

Los tratamientos a base de láser constituyen otra opción en el caso de cicatrices hipertróficas sintomáticas. Dos de los más usados son el láser de colorantes pulsados y el láser ablativo de dióxido de carbono.

El láser de colorantes pulsados produce fototermólisis de la hemoglobina, con lo cual se logra necrosis coagulativa, oblitera los capilares finos de la piel y genera buenos resultados para tratar malformaciones congénitas de vasos cutáneos.

El láser de CO2 actúa al extirpar las columnas microscópicas de tejido en cicatrices aplanadas y también se piensa que estimula las metaloproteinasas de matriz y otras vías de señalización para inducir la reorganización del colágeno.

La rehabilitación psicológica tiene la misma importancia en el paciente quemado. La depresión, el trastorno de estrés postraumático, las preocupaciones acerca del aspecto estético y la ansiedad sobre el retorno a la sociedad constituyen los principales problemas.

La participación de psicólogos y psiquiatras es invaluable al proporcionar guías y técnicas de afrontamiento para reducir la carga psicológica significativa de la lesión por quemadura.

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...