¿Qué es el trastorno de estrés postraumático?

¿Qué es el trastorno de estrés postraumático?
¿Qué es el trastorno de estrés postraumático?

El trastorno de estrés postraumático se clasifica dentro de los trastornos relacionados con traumas y factores de estrés. Es un síndrome que se caracteriza porque “se vuelve a experimentar” un hecho traumático (como agresión sexual, quemaduras graves, combate militar) al tiempo que disminuye el grado de respuesta y se evitan situaciones actuales de la vida cuando se relacionan con el trauma.

Es más común cuando el evento traumático se asocia a lesiones físicas que cuando no es así. Muchos de los individuos que lo padecen han experimentado otro tipo de problemas asociados, como divorcio, problemas con la paternidad y con la justicia, así como abuso de sustancias.

 

Manifestaciones clínicas

El elemento esencial para establecer el diagnóstico de trastorno de estrés postraumático es el antecedente de exposición a un hecho que pone en peligro la vida, seguido de síntomas intrusivos (como reviviscencias, pesadillas) o de evitación (como retraimiento).

Los pacientes con trastorno de estrés postraumático experimentan una hiperreactividad fisiológica, que incluye reacciones exageradas de sobresalto, pensamientos intrusivos, ilusiones, asociaciones excesivas al trauma, trastornos del sueño, pesadillas, sueños recurrentes sobre el acontecimiento, impulsividad, dificultad para concentrarse y un estado de alerta exagerado.

Los síntomas pueden ser desencadenados o exacerbados por eventos que recuerden al evento traumático original.

Los síntomas suelenaparecer después de un largo periodo de latencia (inicio tardío en casos de abuso infantil).

Los síntomas deben persistir almenos durante un mes. En algunas personas, las manifestaciones desaparecen en el curso de meses o años y en otras persisten toda la vida.

 

Diagnóstico diferencial

El trastorno de estrés postraumático puede presentarse con depresión comórbida o trastorno de pánico, lo que hace que se traslape de manera importante la sintomatología de estos tres trastornos.

El trastorno por estrés agudo se presenta durante o inmediatamente después de un evento traumático y presenta muchos de los síntomas del trastorno de estrés postraumático, pero no dura más de dos a 28 días.

Algunas personas con rasgos disociativos, como en el trastorno límite de la personalidad, pueden simular algunos de los síntomas del trastorno de estrés postraumático, pero esos trastornos se relacionan más con mal trato infantil crónico y no con un evento traumático específico.

Debe diferenciarse del abuso de alcohol y sustancias.

Tratamiento

La psicoterapia debe iniciarse lo antes posible una vez que hay un evento traumático, y debe ser breve (compuesta por lo regular de ocho a 12 sesiones), una vez que la persona se encuentre dentro de un ambiente seguro.

La terapia cognitivo-conductual, de exposición, y de desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares han mostrado ser eficaces para reducir de manera significativa la duración de los síntomas.

En todas estas técnicas, el individuo confronta la situación traumática y aprende a visualizarla con menor reactividad.

Los síndromes de estrés postraumáticoresponden a intervenciones que ayudan al paciente a ir integrando el acontecimiento de un modo adaptativo con una cierta sensación de dominio por haber sobrevivido al trauma.

Los problemas de pareja son un área importante de preocupación para el paciente, por lo que es importante que el médico pueda referir al paciente con un terapeuta confiable cuando la terapia de pareja sea conveniente.

El tratamiento iniciado de manera tardía, es decir, cuando la sintomatología se ha establecido, comprende programas para dejar el alcohol y otras sustancias, psicoterapia individual o grupal y sistemas de apoyo social eficientes. La estrategia terapéutica en este caso consiste en favorecer la recuperación de la normalidad que se bloqueó cuando se presentó el evento.

El tratamiento de cualquier tipo de abuso de sustancias forma parte esencial del proceso de recuperación para pacientes con trastorno de estrés postraumático. Los grupos de apoyo y los programas de 12 pasos, como Alcohólicos Anónimos suelen ser muy útiles.

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, en dosis completa, ayudan a disminuir la depresión, los ataques de pánico, los trastornos del sueño y las respuestas de sobresalto en el trastorno de estrés postraumático crónico.

La sertralina y la paroxetina son fármacos aprobados para el tratamiento de trastorno de estrés postraumático. Por lo tanto, se les considera
como la farmacoterapia más indicada contra dicho trastorno.

El tratamiento temprano de la ansiedad, con ß-bloqueadores (como propranolol en dosis diaria de 80 a 160 mg por VO) puede aliviar
los síntomas periféricos de ansiedad (como temblores o palpitaciones), pero no se ha demostrado que evite el trastorno de estrés postraumático.

Los fármacos noradrenérgicos como la clonidina (en dosis ajustadas a partir de 0.1 mg por VO a la hora de acostarse hasta 0.2 mg tres veces al día) son útiles en los síntomas de hiperactivación del trastorno de estrés postraumático. La prazosina, bloqueador a-adrenérgico, en dosis de 2 a 10 mg por VO a la hora de acostarse, disminuye las pesadillas y mejora la calidad del sueño en trastorno de estrés postraumático.

Los fármacos anticonvulsivos como la carbamazepina (dosis diaria de 400 a 800 mg VO) pueden disminuir la impulsividad y la dificultad para el control del enojo.

Las benzodiazepinas, como el clonazepam (1 a 4 mg vía oral, divididos en una o dos dosis al día), reducen la ansiedad y los ataques de pánico cuando se toman en las dosis adecuadas.

La trazodona (25 a 100 mg por VO a la hora de acostarse) suele recetarse como fármaco hipnótico que no forma hábito.

La quetiapina, 50 a 300 mg/día pueden tener una función limitada en el tratamiento de la agitación y la alteración del sueño en pacientes con trastorno de estrés postraumático.

 

Pronóstico

Cuanto antes se inicie el tratamiento después del trauma, mejor será el pronóstico. Casi la mitad de los pacientes presenta síntomas crónicos. El pronóstico es mejor en individuos con un buen funcionamiento psiquiátrico antes del trastorno. Las personas con trastorno agudo por estrés casi siempre tienen mejor evolución que aquellas con trastorno postraumático tardío. Los sujetos que experimentan un episodio traumático por algún desastre natural tienden a evolucionar mejor que los que sufren un trauma causado por seres humanos.

 

 

 

Homo medicus

 


 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si te fue útil la información comparte...

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...