¿Qué es el Micetoma eumicótico?

¿Qué es el Micetoma eumicótico?
¿Qué es el Micetoma eumicótico?

Los micetomas eumicóticos se deben a la infección por un hongo verdadero, a diferencia de los micetomas actinomicóticos, que están causados por actinomicetos aerobios que son bacterias. La mayor parte de los micetomas eumicóticos se registran en las regiones tropicales.

 

Concepto

Un micetoma se define como un proceso infeccioso granulomatoso crónico localizado que afecta a tejidos cutáneos y subcutáneos. Se caracteriza por la formación de numerosos granulomas y abscesos, los cuales contienen grandes agregados de hifas fúngicas conocidos como gránulos o granos. Estos granos albergan células que presentan unas llamativas modificaciones de sus estructuras internas y externas, desde reduplicaciones de la pared celular hasta la formación de una matriz extracelular que actúa como cemento.

Los abscesos drenan al exterior a través de la piel y con frecuencia expulsan gránulos. El proceso puede ser bastante amplio y deformador, y conlleva la destrucción de músculo, fascias y hueso.

 

Etiología

Los hongos responsables de los micetomas eumicóticos conforman un grupo muy diverso que pertenecen a géneros como:

  • Phaeoacremonium
  • Curvularia
  • Ftisañum
  • Madurella
  • Exophiala
  • Pyrenochaeta
  • Leptosphaeria
  • Scedosporium

 

Los gránulos de los micetomas eumicóticos están formados por hifas fúngicas tabicadas con una anchura de 2 a 6 micrómetros (o más); son dematiáceos (granos negros) o hialinos (granos pálidos o blancos), dependiendo de cuál sea el agente etiológico de la enfermedad.

 

 

Epidemiología

Los micetomas se observan principalmente en regiones tropicales con escasas precipitaciones. Los micetomas eumicóticos son más prevalentes en África y el subcontinente indio, aunque también se observan en Brasil, Venezuela y Oriente Medio.

Los pacientes se infectan a partir de fuentes ambientales por la introducción percutánea traumática del agente etiológico en alguna parte corporal expuesta. Los micetomas no son contagiosos.

La afectación más frecuente se da en los pies y las manos, aunque también se pueden observar infecciones en la espalda, los hombros y la pared torácica.

Los varones se ven afectados con una frecuencia mayor que las mujeres.

 

Manifestaciones clínicas

La lesión inicial del micetoma es un nódulo o placa subcutánea indolora de pequeño tamaño que crece de forma lenta y progresiva. Conforme se desarrolla el micetoma, el área afectada se hipertrofia gradualmente hasta desfigurarse como consecuencia de la inflamación y la fibrosis crónicas.

Con el paso del tiempo aparecen fístulas en la superficie cutánea que drenan un líquido serosanguinolento. La infección suele atravesar los planos tisulares y origina la destrucción local de músculo y hueso.

Es infrecuente la diseminación hematógena o linfática desde un foco primario hasta una localización distante o las vísceras.

 

Exámenes complementarios

El diagnóstico del micetoma eumicótico se basa en la demostración de la presencia de granos o gránulos. Los granos pueden observarse a simple vista en las fístulas de drenaje o en una preparación microscópica.

Se puede obtener material para su estudio mediante una biopsia quirúrgica profunda.

 

Tratamiento

El tratamiento del micetoma eumicótico no suele obtener resultados satisfactorios.

La respuesta de los distintos hongos causantes de la enfermedad es variable y, a menudo, escasa, aunque estos tratamientos pueden ralentizar la evolución del proceso. Se utiliza principalmente:

  • anfotericina B.
  • ketoconazol .
  • itraconazol.
  • terbinafina.
  • voriconazol.
  • posaconazol.

En general, la escisión local carece de eficacia o es inviable.

La amputación constituye el único tratamiento definitivo. La decisión de proceder a la amputación ha de tener en cuenta la velocidad de progresión, los síntomas, la disponibilidad de prótesis adecuadas y las circunstancias de cada paciente.

 

Homo medicus

 


 

 

Fuente: Murray P. Microbiología médica. 8a ed. Elsevier. 2017

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...