¿Qué es el síndrome de colon irritable?

¿Qué es el síndrome de colon irritable?
¿Qué es el síndrome de colon irritable?

El síndrome de colon irritable se puede definir como la entidad clínica idiopática que se caracteriza por dolor o molestia abdominal crónica, acompañada de alteraciones de los hábitos intestinales.

El síndrome de colon irritable es una molestia o dolor abdominal que puede tener alivio con la defecación; inicio vinculado con un cambio de la frecuencia de defecaciones, o comienzo relacionado con una variación de la forma de las heces.

El síndrome de colon irritable puede presentar:

    • frecuencia anormal de defecaciones.
    • forma anormal de las heces (grumosas o duras; sueltas o acuosas).
    • defecación anormal (esfuerzo, urgencia o sensación de evacuación incompleta).
    • eliminación de moco en heces.
    • meteorismo o sensación de distensión abdominal.

 

Causas

Se han identificado diversas anomalías mioeléctricas y motoras del colon e intestino delgado relacionadas con episodios de dolor abdominal o estrés emocional. Los pacientes con síndrome del intestino irritable tienen a menudo un umbral de dolor visceral más bajo y refieren dolor abdominal con volúmenes menores de insuflación gaseosa.

Se cree que la proliferación bacteriana puede conducir a alteración del sistema inmunitario, lo que afecta la motilidad o la sensibilidad visceral. Más de la mitad de los pacientes con colon irritable y que buscan atención médica sufren depresión, ansiedad o somatización subyacentes.

Las alteraciones de la motilidad y sensibilidad viscerales se pueden exacerbar por factores ambientales, sociales o psicológicos. El estrés crónico puede alterar la motilidad intestinal o modular aquellas vías que afectan el procesamiento central y medular de la sensación visceral aferente.

 

Manifestaciones clínicas

El colon irritable es un padecimiento crónico. Los síntomas casi siempre se inician en los últimos años de la adolescencia y hasta el inicio del tercer decenio, y deben existir cuando menos tres meses. El dolor abdominal en pacientes con intestino irritable suele ser intermitente, de tipo cólico y en la región baja del abdomen. Casi siempre se alivia con la defecación.

Los enfermos con colon irritable y estreñimiento refieren defecaciones poco frecuentes, menos de tres veces por semana, heces duras o aterronadas, o dificultad para evacuar.

Los pacientes con síndrome de colon irritable y diarrea mencionan heces sueltas o acuosas, defecaciones frecuentes, más de tres al día, urgencia o incontinencia fecal.

 

Exámenes complementarios
  • No se recomiendan la sigmoidoscopia o colonoscopia sistemáticas en los pacientes jóvenes con síntomas de síndrome de colon irritable sin síntomas de alarma; sí en los individuos que no mejoran con el tratamiento conservador.
  • En todo paciente de 50 años de edad o más, con síntomas de colon irritable se debe realizar una colonoscopia para excluir la posibilidad de neoplasia maligna.

 

Diagnóstico diferencial

Diagnóstico diferencial de colon irritable:

    • neoplasia de colon.
    • enfermedad intestinal inflamatoria.
    • hipertiroidismo o hipotiroidismo.
    • parásitos.
    • malabsorción.
    • diarrea secretora crónica.
    • endometriosis.
    • depresión, trastorno de pánico y ansiedad.

 

Tratamiento
  • Más de dos tercios de los pacientes con síndrome de colon irritable tienen síntomas leves que responden con facilidad a los cambios en la alimentación y a las indicaciones y actitud tranquilizadora que ofrece el médico.
  • La farmacoterapia debe reservarse para pacientes  con síntomas moderados a graves de intestino irritable que no responden a las medidas conservadoras.
  • Los anticolinérgicos para el tratamiento de episodios agudos de dolor o meteorismo en pacientes con colon irritable deben utilizarse con cautela en ancianos y personas con estreñimiento.
  • La loperamida es eficaz a dosis de 2 mg orales tres o cuatro veces al día para el tratamiento de pacientes con diarrea, ya que reduce la frecuencia de las defecaciones, su carácter líquido y la urgencia.
  • El tratamiento con laxantes osmóticos orales puede aumentar la frecuencia de las evacuaciones, mejorar la consistencia fecal y reducir el pujo en pacientes con colon irritable.
  • Los pacientes con intestino irritable y síntomas predominantes de dolor o meteorismo pueden beneficiarse con dosis bajas de antidepresivos tricíclicos, que se piensa que actúan en la motilidad, la sensibilidad visceral y la percepción central de dolor.
  • En pacientes con síndrome de colon irritable con diarrea, los antagonistas 5-HT3 pueden reducir la diarrea y mejorar los síntomas generales.

 

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si te fue útil la información comparte...

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...