Clasificación de las porfirias

Clasificación de las porfirias
Clasificación de las porfirias

Las porfirias son un grupo de trastornos metabólicos hereditarios que afectan la producción del hemo, un componente importante de la hemoglobina, la proteína que transporta el oxígeno en la sangre. Estos trastornos se deben a defectos en las enzimas que intervienen en la síntesis del hemo, lo que puede provocar la acumulación de sustancias llamadas porfirinas y sus precursores en el cuerpo.

Las porfirias se pueden clasificar en cuatro grupos principales según su origen y la ubicación de la acumulación de porfirinas y precursores:

  1. Porfirias hepáticas: Estas porfirias se caracterizan por una acumulación de porfirinas y precursores en el hígado. Se pueden clasificar en agudas o crónicas, dependiendo de la frecuencia y duración de los síntomas. Las porfirias hepáticas agudas incluyen la porfiria aguda intermitente y la porfiria variegata, mientras que las porfirias hepáticas crónicas incluyen la porfiria cutánea tarda y la porfiria hepatoeritropoyética.
  2. Porfirias eritropoyéticas: Estas porfirias se caracterizan por una acumulación de porfirinas y precursores en la médula ósea y los glóbulos rojos. La porfiria eritropoyética congénita es la forma más grave de este grupo, mientras que la porfiria eritropoyética tardía es una forma más leve.
  3. Porfirias mixtas: Estas porfirias se caracterizan por una acumulación de porfirinas y precursores tanto en el hígado como en los glóbulos rojos. La porfiria hereditaria mixta son es forma más común de este grupo.
  4. Porfirias cutáneas: Estas porfirias se caracterizan por una acumulación de porfirinas y precursores en la piel. Las formas más comunes de porfiria cutánea son la porfiria cutánea tarda y la porfiria variegata.

Existen varios tipos de porfiria, cada uno de los cuales se caracteriza por diferentes síntomas y patrones de herencia. Algunos tipos pueden causar problemas neurológicos, como dolor de cabeza, debilidad muscular, convulsiones y cambios de humor, mientras que otros pueden provocar daño cutáneo, como ampollas, enrojecimiento y cicatrización.

  • Porfiria aguda intermitente (PAI): es la forma más común de porfiria aguda y se debe a una deficiencia de la enzima porfobilinógeno deaminasa (PBGD). La PAI se caracteriza por ataques intermitentes de dolor abdominal, vómitos, estreñimiento y debilidad muscular. Los síntomas pueden ser desencadenados por ciertos medicamentos, el alcohol y la privación de alimentos.
  • Porfiria cutánea tarda (PCT): es el tipo más común de porfiria cutánea y se debe a una deficiencia de la enzima uroporfirinógeno decarboxilasa (UROD). La PCT se caracteriza por ampollas y lesiones cutáneas que aparecen en áreas expuestas al sol, así como por cambios en la pigmentación de la piel. Los síntomas pueden ser desencadenados por la exposición a sustancias químicas, el alcohol y el hierro.
  • Porfiria variegata (PV): se debe a una deficiencia de la enzima protoporfirinógeno oxidasa (PPOX). La PV se caracteriza por ataques agudos de dolor abdominal, vómitos y estreñimiento, así como por cambios en la pigmentación de la piel. Los síntomas pueden ser desencadenados por ciertos medicamentos, el alcohol y la privación de alimentos.
  • Porfiria eritropoyética congénita (PEC): es una forma rara de porfiria que se debe a una deficiencia de la enzima uroporfirinógeno sintasa (UROS). La PEC se caracteriza por anemia hemolítica, ictericia, esplenomegalia y ampollas en la piel que aparecen en áreas expuestas al sol.
  • Porfiria hereditaria mixta (PHM): es una forma rara de porfiria que se debe a una deficiencia de dos enzimas, la uroporfirinógeno sintasa (UROS) y la coproporfirinógeno oxidasa (CPOX). La PHM se caracteriza por ataques agudos de dolor abdominal, vómitos, estreñimiento y cambios en la pigmentación de la piel.

El diagnóstico de la porfiria puede ser complicado, ya que los síntomas pueden variar y a menudo se confunden con otras enfermedades. El tratamiento depende del tipo de porfiria y puede incluir medidas para prevenir las crisis, como evitar ciertos medicamentos y la exposición a la luz solar, y terapias para controlar los síntomas, como la administración de hemina o transfusiones de sangre.

 

 

 

Homo medicus

 


 

Guías de estudio. Homo medicus.

Guías de estudio. Homo medicus.

 

 

 
Anatomía del hígado

Anatomía del hígado

Síguenos en X: @el_homomedicus  y @enarm_intensivo    

🟥     🟪     🟨     🟧     🟩     🟦

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Avatar del usuario

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...