Conductividad de las células cardiacas

Conductividad de las células cardiacas
Conductividad de las células cardiacas

La propiedad de conductividad en las células cardíacas es fundamental para el correcto funcionamiento del corazón. Esta propiedad se refiere a la capacidad de las células miocárdicas de transmitir y propagar los impulsos eléctricos a lo largo del tejido cardíaco, lo que permite una contracción coordinada y sincronizada.

En el corazón, los impulsos eléctricos son generados en el nodo sinusal, también conocido como el marcapasos natural del corazón. A partir de allí, los impulsos eléctricos se propagan a través del sistema de conducción eléctrica, que incluye el nodo auriculoventricular (AV), las vías de conducción y las fibras de Purkinje.

La propiedad de conductividad de las células cardíacas se basa en varias características estructurales y funcionales:

  1. Uniones comunicantes: Las células miocárdicas están conectadas entre sí mediante uniones comunicantes, también conocidas como uniones GAP. Estas uniones comunicantes consisten en canales proteicos llamados conexinas, que forman conexones o hemicanales en las membranas celulares adyacentes. Estos canales permiten el paso directo de iones y moléculas pequeñas de una célula a otra, lo que facilita la transmisión eléctrica rápida entre las células miocárdicas.
  2. Discos intercalados: Los discos intercalados, que son áreas especializadas en las membranas celulares de las células miocárdicas, también desempeñan un papel importante en la propiedad de conductividad. Estos discos intercalados contienen uniones comunicantes y permiten la rápida propagación de los impulsos eléctricos de una célula a otra. Además, los discos intercalados también proporcionan una conexión mecánica y estructural entre las células, asegurando una contracción cardíaca coordinada.
  3. Propiedades eléctricas de las células: Las células miocárdicas tienen características eléctricas únicas que contribuyen a su propiedad de conductividad. Por ejemplo, tienen una diferencia de potencial eléctrico a través de su membrana, conocida como el potencial de reposo, que se mantiene estable hasta que se recibe un estímulo eléctrico. Cuando se produce un estímulo, las células miocárdicas experimentan cambios en su potencial de membrana que permiten la propagación del impulso eléctrico.

La propiedad de conductividad en las células cardíacas es esencial para asegurar la contracción secuencial y coordinada del corazón. Los impulsos eléctricos se propagan rápidamente de una célula a otra a través de las uniones comunicantes y los discos intercalados, lo que permite que las diferentes regiones del corazón se contraigan en el momento adecuado. Esta sincronización es crucial para un adecuado llenado y expulsión de la sangre, asegurando un bombeo eficiente y un adecuado flujo sanguíneo en todo el cuerpo.

 

 

Homo medicus

 


 

 
Anatomía del hígado

Anatomía del hígado

Síguenos en X: @el_homomedicus  y @enarm_intensivo    

🟥     🟪     🟨     🟧     🟩     🟦

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Avatar del usuario

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...