¿Cuáles son las bases del tratamiento de la enfermedad renal crónica?

¿Cuáles son las bases del tratamiento de la enfermedad renal crónica?
¿Cuáles son las bases del tratamiento de la enfermedad renal crónica?

El control de la diabetes debe ser intensivo en la fase inicial de la enfermedad renal crónica. El control de la presión arterial es de máxima importancia para retrasar la evolución de todas las formas de la enfermedad renal crónica.

En individuos con enfermedad renal crónica deben hacerse recomendaciones específicas en cuanto al consumo de proteínas, sodio, agua, potasio y fósforo, para ayudar a controlar la evolución y sus complicaciones.

La reducción del consumo de proteínas animales a 0.6 a 0.8 g/kg/día puede retrasar la progresión de enfermedad renal crónica.

En la enfermedad renal avanzada el riñón es incapaz de adaptarse a grandes cambios en el consumo de sodio. La ingestión de más de 3 a 4 g/día en pacientes con enfermedad renal crónica puede ocasionar hipertensión e hipervolemia, en tanto que el consumo de menos de 1 g/día puede ocasionar pérdida de volumen e hipotensión. La cantidad de 2 g/día de sodio para la mayoría de los pacientes con enfermedad renal crónica puede ser lo adecuado. Se debe restringir el consumo de líquidos por día a 2 litros si ocurre sobrecarga de volumen.

Es necesaria la restricción de potasio en pacientes con enfermedad renal crónica una vez que la Tasa de filtración glomerular ha disminuido a menos de 10 a 20 ml/min/1.73 m² o antes si el enfermo presenta hiperpotasemia.

Debe mantenerse la concentración de fósforo en <4.5 mg/100 ml en la etapa previa a la diálisis y entre 3.5 y 5.5 mg/100 ml en individuos con enfermedad renal en etapa terminal mediante la restricción dietética de 800 a 1,000 mg/ día. Cuando la tasa de filtración glomerular es <20 a 30 ml/ min/1.73 m², en pacientes con enfermedad renal crónica, la restricción alimentaria rara vez es suficiente para alcanzar la cifra ideal y suelen necesitarse fijadores de fósforo.

Muchos fármacos se excretan por vía renal; las dosis en pacientes con enfermedad renal crónica deben ajustarse con base en la tasa se filtración glomerular. Deben evitarse en pacientes con enfermedad renal crónica los fármacos que contienen magnesio, como laxantes o antiácidos, y los fármacos que contienen fósforo como catárticos.

Cuando la tasa de filtración glomerular en pacientes con enfermedad renal crónica disminuye a 5 a 10 ml/min/1.73 m2, se necesitan métodos de depuración extrarrenal como lo son la hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante de riñón para conservar la vida.

La diálisis se debe comenzar cuando la tasa de filtración glomerular llega a 10 ml/min/1.73 m2 o está entre 10 y 15 ml/min/1.73 m2 con síntomas urémicos, sobrecarga de líquidos que no cede con la diuresis e hiperpotasemia resistente al tratamiento.

El acceso para hemodiálisis se logra por medio de una fístula arteriovenosa o un injerto protésico. Los catéteres conllevan un riesgo alto de infección hematógena, por lo que se les considerará como medida temporal.

 

 

 

Homo medicus

 


 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...