Estructura macroscópica de las glándulas mamarias

Estructura macroscópica de las glándulas mamarias
Estructura macroscópica de las glándulas mamarias
Piel de la mama

La mayor parte de la mama está cubierta por una piel fina y móvil que se continúa en la periferia con la piel del tórax. El vértice de la glándula mamaria está constituido por una zona redondeada y pigmentada, la areola, en el centro de la cual se encuentra la papila mamaria o pezón.

La areola mamaria es una zona cutánea regularmente circular de 15 a 25 mm de diámetro. Su coloración varía de acuerdo con la cantidad de pigmento cutáneo y puede adquirir un color amarronado especialmente marcado en el embarazo por acción hormonal. La superficie de la areola está levantada en ciertos puntos, constituyendo pequeñas elevaciones denominadas glándulas areolares, en número de 15 a 20 término medio. Estas protrusiones suaves están determinadas por la presencia de glándulas sebáceas voluminosas.

Durante el embarazo, las glándulas sebáceas areolares se hacen más aparentes y aumentan de volumen como consecuencia de su hipertrofia, formando los tubérculos areolares o tubérculos de Montgomery.

La papila mamaria se halla en el centro de la areola. Es cilíndrica o cónica, más o menos saliente, y mide como término medio de 10 a 12 mm. A veces es aplanada y otras, está situada en el interior de una depresión excavada en la glándula subyacente, lo que se denomina papila umbilicada.

 

Tejido subcutáneo

La piel de la areola está tapizada en profundidad por una capa de fibras musculares lisas, las que se insertan en la cara profunda de la dermis. La constituyen fibras circulares dispuestas en anillos concéntricos y fibras radiadas. Entre las fibras musculares lisas de la areola se encuentran las glándulas anexas a la piel, sudoríparas y sebáceas, siempre de gran volumen.

Los conductos galactóforos vienen a desembocar en el vértice de la mama, atravesando las fibras musculares, por lo general en número de 15 a 20, lo cual da a la superficie de la papila un aspecto rugoso.

La capa adiposa de la tela subcutánea se extiende por toda la cara profunda de la piel de la mama, excepto a nivel de la areola y la papila. La tela subcutánea está tabicada por hojas conectivas fibrosas que se extienden desde la cara profunda de la dermis hasta la cara anterior de la glándula mamaria y los conductos galactóforos, sobre la cual se insertan.

Los ligamentos suspensorios de la mama (de Cooper) son condensaciones del tejido fibroso subcutáneo localizados en la parte superior de la mama; contribuyen al soporte del tejido mamario. Estos ligamentos limitan, entre la piel y la glándula, celdas ocupadas por tejido adiposo: las fosas adiposas.

 

Lóbulos glandulares

La glándula mamaria se presenta como una masa casi oval con eje mayor transversal. Su espesor es máximo en el centro y decrece hacia la periferia. Su cara posterior es regularmente plana. Su cara anterior está, por el contrario, erizada de salientes que constituyen crestas fibroglandulares adonde llegan los ligamentos suspensorios.

La circunferencia de la glándula mamaria es muy irregular debido a que emite prolongaciones, que se designan según su dirección: medial, inferomedial, inferolateral, superior y superolateral o axilar. De las prolongaciones de la glándula, la más constante es el proceso axilar, que transcurre hacia arriba y lateralmente, rodeando el borde inferior del pectoral mayor.

La glándula mamaria está constituida por 15 a 20 lóbulos glandulares, de forma cónica, cada uno de los cuales tiene independencia funcional.

Cada lóbulo de la glándula mamaria está formado por la unión de numerosos lobulillos donde se encuentran los ácinos o alvéolos. Cada uno de estos lóbulos posee un conducto excretor: el conducto lactífero o galactóforo.

 

Conductos galactóforos

Los conductos galactóforos son flexuosos, contorneados, y se dirigen hacia el pezón; antes de llegar a él, presentan una dilatación fusiforme de 1.2 a 1.5 mm de ancho llamado la ampolla o seno lactífero o galactóforo.

Cada conducto galactóforo atraviesa el pezón según un trayecto rectilíneo para ir a abrirse en su vértice por los poros galactóforos. En la ampolla o seno lactífero o galactóforo es donde se almacena la secreción láctea en el intervalo de cada lactada.

 

Tejido retromamario

La capa adiposa retromamaria se encuentra en la cara posterior de la glándula es una capa de tejido adiposo mucho más delgada que la capa premamaria. Detrás de la capa retromamaria se encuentra la capa membranosa de la tela subcutánea, relacionada con la glándula por algunas trabéculas fibrosas que separan los cuerpos adiposos entre sí.

La capa membranosa está separada de la fascia del músculo pectoral mayor por tejido adiposo más o menos laxo que desempeña la función de plano de deslizamiento.

 

 

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...