¿Qué es una contusión?

¿Qué es una contusión?
¿Qué es una contusión?

Contusión es la consecuencia de un traumatismo directo sobre una región, choque o golpe, en que la piel resiste sin abrirse, mientras que los tejidos subyacentes sufren una atricción-compresión más o menos importante.

Cuando la contusión es leve, sólo habrá tumefacción y se manifestará con dolor con escasa hinchazón por edema.
Una contusión más fuerte causa ruptura de los vasos y aparecen hemorragias subcutáneas, en forma equimosis o de colección sanguínea.

Si la hemorragia se produce en un órgano profundo con los días se superficializa en forma de «equimosis tardía».

En regiones articulares, en especial rodilla, un traumatismo determina una reacción de la sinovial, un «derrame», que de acuerdo a su intensidad y si desgarra o no tejidos vascularizados se traduce en hemartrosis o en hidrartrosis.

En general, la tumefacción sin hemorragias habla de lesión leve. Las equimosis, hematomas o hemorragias indican en principio la conveniencia de buscar una lesión grave como rotura, luxación o fractura, lo que amerita ciertas maniobras semiológicas o radiografías.

Un edema importante se acompaña a las pocas horas de ampollas (flictenas), lo que es más frecuente en caso de fracturas (supracondílea de codo, de tobillo, etc.). Si coexisten una fractura y una contusión, el diagnóstico es el de la fractura. Aun con
fractura, las lesiones de partes blandas no deben ser menospreciadas.

Un hematoma puede reabsorberse (total o parcialmente) sin determinar abultamientos, puede organizarse o calcificarse (con tumefacción si es superficial) o puede supurar.

El término tumefacción se refiere a todo aumento de volumen, ya sea localizado (quiste), o más amplio o difuso de la región.

Un hematoma se incide cuando se infecta; si trae complicaciones por compresión; cuando va aumentando de tamaño; si es grande, para acelerar su reabsorción; y por estética, para evitar abultamientos residuales.

En los derrames articulares traumáticos abundantes esta indicada la punción debido a el dolor intenso que aqueja, a raíz de la cápsula muy distendida; para distinguir si el derrame es seroso o hemático; para ayudar a la sinovial en su lenta reabsorción, en especial si se descuenta gran acúmulo sanguíneo; ante la menor duda de una supuración secundaria.

 

Homo medicus

 


 

 

Fuente: Ramos R., Ramos A. Traumatología y ortopedia. 2 ed. Editorial Atlante. 2008

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...