Repaso rápido: Toxoplasmosis

Toxoplasmosis
Toxoplasmosis

✳️ Toxoplasma gondii, un protozoario intracelular obligado, se encuentra en seres humanos y muchas especies de mamíferos y aves. Los hospedadores definitivos son los felinos.

🦠 Las personas se infectan con Toxoplasma gondii después de la ingestión de quistes en carne cruda o apenas cocida; tras la ingestión de ovoquistes en alimentos o agua contaminada por gatos.

La infección por Toxoplasma gondii puede ser por transmisión transplacentaria de trofozoítos o, raras veces, por inoculación directa de trofozoítos por transfusión sanguínea o trasplante de órganos.

 

Manifestaciones clínicas

Después de la ingestión, la infección por T. gondii progresa del tubo digestivo a los linfáticos y luego se disemina. Casi todas las infecciones agudas son asintomáticas.

Las infecciones agudas en personas con buena respuesta inmunitaria casi siempre se presentan como enfermedad febril leve. Las manifestaciones sistémicas incluyen fiebre, malestar, cefalea, irritación faríngea, exantema, mialgias, hepatoesplenomegalia y linfocitosis atípica.

Las manifestaciones inusuales de la toxoplasmosis corresponden a neumonitis, meningoencefalitis, hepatitis, miocarditis, polimiositis y retinocoroiditis.

La transmisión congénita de la toxoplasmosis ocurre como resultado de la infección, sintomática o asintomática, durante el embarazo en una mujer no inmune. Las infecciones fetales tempranas por Toxoplasma gondii causan a menudo aborto espontáneo, mortinatos o enfermedad neonatal grave que incluye manifestaciones neurológicas.

La afectación neurológica por toxoplasmosis en niños comprende convulsiones, retraso psicomotor, sordera e hidrocefalia. Puede haber retinocoroiditis y otras lesiones oculares que ponen en riesgo la visión.

Casi todos los lactantes parecen normales al nacer, pero es probable que tengan anomalías sutiles que progresen a signos y síntomas de toxoplasmosis congénita más tarde. Las manifestaciones sistémicas de toxoplasmosis en lactantes incluyen fiebre o hipotermia, ictericia, vómito, diarrea, hepatoesplenomegalia, neumonitis, miocarditis y exantema.

La manifestación tardía más frecuente de la toxoplasmosis congénita es la retinocoroiditis. La retinocoroiditis se manifiesta por dolor, fotofobia y cambios visuales, casi siempre sin síntomas sistémicos. Raras veces la progresión lleva al glaucoma y la ceguera.

🧠 En enfermos con sida avanzado, la manifestación más frecuente de la toxoplasmosis es la encefalitis, con múltiples lesiones cerebrales necrosantes.

 

Exámenes complementarios

Se identifican anticuerpos IgG una a dos semanas después de la infección por Toxoplasma gondii y casi siempre persisten toda la vida.

En recién nacidos, las pruebas positivas para IgM o IgA indican infección congénita Por Toxoplasma gondii.

La infección aguda por Toxoplasma gondii también puede diagnosticarse con la presencia de taquizoítos en el tejido, cultivo de microorganismos o PCR de sangre u otros líquidos corporales.

 

Tratamiento

El tratamiento para la Toxoplasmosis casi nunca es necesario en las personas con buena respuesta inmunitaria, ya que la enfermedad primaria se autolimita.

Es adecuado administrar tratamiento para la infección primaria por toxoplasma durante el embarazo por el riesgo de transmisión fetal o porque así se reduce la gravedad de la enfermedad congénita.

En caso de retinocoroiditis, la mayor parte de los episodios se autolimita; se sugiere prescribir tratamiento para episodios con disminución de la agudeza visual, lesiones múltiples o grandes, lesiones maculares, inflamación significativa o persistencia por más de un mes.

Los fármacos para la toxoplasmosis sólo tienen actividad contra los taquizoítos, por lo cual no erradican la infección.

Tratamiento para la toxoplasmosis estándar incluye la combinación de:

👉pirimetamina: 200 mg en dosis de impregnación, luego 50 a 75 mg vía oral una vez al día.

👉sulfadiazina 1 a 1.5 g vía oral cada 6 horas.

👉ácido folínico 10 a 20 mg vía oral una vez al día que evita la supresión medular.

El tratamiento estándar para la toxoplasmosis aguda durante el embarazo es espiramicina a 1 g VO cada 8 horas hasta el término del embarazo, con el fin de reducir el riesgo de infección fetal.

 

Prevención

La prevención de la infección primaria por Toxoplasma gondii, se enfoca en evitar la carne mal cocida o el contacto con material contaminado por heces de felinos, sobre todo en las embarazadas seronegativas y en personas inmunodeprimidas.

 

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...