Administración subcutánea de fármacos

Administración subcutánea de fármacos
Administración subcutánea de fármacos

La inyección en un sitio subcutáneo se realiza administrando el fármaco debajo de la piel, en el tejido subcutáneo. Este método de administración se utiliza para ciertos medicamentos que pueden ser absorbidos de manera efectiva a través de esta capa de tejido. Sin embargo, es importante tener en cuenta que solo se pueden usar fármacos que no irriten el tejido subcutáneo, ya que aquellos que sí lo hacen pueden causar una serie de efectos adversos.

Cuando se inyecta un fármaco irritante en el tejido subcutáneo, puede haber una serie de complicaciones. El dolor intenso es uno de los efectos más comunes, ya que la irritación del tejido puede generar sensaciones de quemazón, picazón o molestias intensas en el área de la inyección. Además del dolor, también puede producirse necrosis y escara de tejido. La necrosis implica la muerte de las células del tejido, lo que puede resultar en la formación de una lesión o herida. La escara se refiere a la formación de tejido cicatricial en el lugar de la inyección, lo cual puede ocasionar una serie de complicaciones adicionales.

La velocidad de absorción de un fármaco después de una inyección subcutánea generalmente es constante y lenta, lo que puede proporcionar un efecto sostenido en el organismo. Esto se debe a que el fármaco debe atravesar la barrera de la piel y luego ser absorbido por los capilares sanguíneos presentes en el tejido subcutáneo antes de alcanzar la circulación sistémica. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esta velocidad de absorción puede variar dependiendo de diferentes factores, como el tamaño de las partículas del fármaco, la formación de complejos proteicos o el pH de la solución inyectada. Estos aspectos pueden ser manipulados de manera intencional para modificar la velocidad de absorción y lograr el efecto deseado.

En algunos casos, se puede incorporar un agente vasoconstrictor en la solución del fármaco que se inyecta de manera subcutánea. Un agente vasoconstrictor es una sustancia que reduce el diámetro de los vasos sanguíneos, lo cual disminuye el flujo sanguíneo en el área de la inyección. Al reducir el flujo sanguíneo, se retarda la absorción del fármaco, lo que puede resultar en una liberación más lenta y prolongada en el organismo. Esta estrategia se utiliza para prolongar el efecto del fármaco y mantener niveles terapéuticos adecuados durante un período más prolongado.

Por otro lado, existen casos en los que se utilizan implantes subcutáneos para la administración de fármacos. Estos implantes consisten en gránulos sólidos que se colocan debajo de la piel y liberan el fármaco de manera gradual durante semanas o incluso meses. La absorción de estos fármacos ocurre lentamente a medida que los gránulos se disuelven y liberan el principio activo. Esta forma de administración es efectiva para ciertos medicamentos, como algunas hormonas, ya que permite mantener niveles terapéuticos durante semanas o incluso meses, eliminando la necesidad de administraciones frecuentes.

 

 

Homo medicus

 


 

 

 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...