Anatomía de la vía biliar principal

Anatomía de la vía biliar principal
Anatomía de la vía biliar principal

La encrucijada biliar se sitúa delante de la rama derecha de la vena porta hepática, arriba y a la derecha de la bifurcación arterial, en una región alta y profunda llamada el porta hepático, oculto por el peritoneo y por el lóbulo cuadrado del hígado.

Los elementos que ocupan el porta hepático o hilio hepático están contenidos en un tejido conectivo denso, que alberga nervios y linfáticos.

La convergencia de los dos conductos hepáticos, derecho e izquierdo, representa solo del 50 al 60% de los casos. En el resto de los casos se pueden observar numerosas variaciones en el origen de la vía biliar principal.

La vía biliar principal integrada por el conducto hepático común y mas abajo convertido en conducto colédoco está dirigida desde arriba hacia abajo y describe una curva ligeramente cóncava a la derecha. Se halla contenida en el borde libre del omento menor (ligamento hepatoduodenal), antes de pasar por detrás del duodeno para quedar detrás de la cabeza del páncreas.

El conducto colédoco se reúne con el conducto pancreático (de Wirsung) en la parte medial y posterior de la porción descendente del duodeno. Los dos conductos unidos desembocan en la ampolla hepatopancreática (ampolla de Vater), que se abre en la papila mayor del duodeno. Esta parte está rodeada por un aparato muscular: el músculo esfínter de la ampolla o esfínter de Oddi.

La vía biliar principal tiene un diámetro promedio de 6 mm y una longitud de 8 a 10 cm en el adulto.

El conducto cístico se une al hepático común a un nivel variable, de tal modo que la longitud respectiva de cada segmento de la vía biliar principal, conducto hepático común y conducto colédoco es muy variable.

El abocamiento aparente del conducto cístico en el hepático común no es su abocamiento real; los dos conductos se adosan en una determinada longitud antes de fusionarse para formar el colédoco.

En el segmento intraparietal el colédoco y el conducto pancreático, reunidos en un conducto común atraviesan la pared muscular posteromedial de la porción descendente del duodeno y desembocan en la ampolla hepatopancreática. Esta es una pequeña dilatación situada en la pared muscular y luego bajo la mucosa duodenal que ella levanta. 

La saliente causada por la ampolla hepatopancreática es la papila mayor del duodeno (carúncula mayor del duodeno), en cuyo vértice se abre la ampolla hepatopancreática. Al orificio le está superpuesto un pliegue y se halla separado por un frenillo, prolongado hacia abajo, se encuentra a nivel variable, por lo general, en el tercio medio de la porción descendente del duodeno

La vía biliar principal y el conducto pancreático desembocan juntos en el duodeno, a través de la pared muscular que estrecha su calibre. El esfínter de la ampolla hepatopancreática (de Oddi). Es una formación muscular lisa que rodea la terminación de los conductos colédoco y pancreático.

El esfínter de la ampolla hepatopancreática consta de tres partes:

  • Un esfínter coledociano
  • Un esfínter pancreático
  • Un esfínter común intraduodenal

 

Las arterias de la vía biliar son delgadas y numerosas proceden de la arteria cística para el conducto hepático común; de la arteria hepática propia, para el segmento supraduodenal; de la arteria pancreaticoduodenal superior posterior, para el segmento retro pancreático e intrapancreático del colédoco. 

Las venas no siguen a las arterias; son tributarias de la vena porta hepática o de la arcada parabiliar.

Los linfáticos son tributarios de los nodos linfáticos radiculares y de los grupos retropancreáticos y celíacos a distancia.

Los nervios son numerosos, proceden de los plexos anterior y posterior de los nervios del hígado, en particular, del nervio posterior del colédoco. 

La inervación del esfínter de la ampolla hepato-pancreática parece estar asegurada por células nerviosas autónomas, situadas bajo el control de los nervios vagos y de los nervios esplácnicos. 

 

Se pueden observar anomalías de desarrollo: agenesia, parcial o total, y quistes congénitos por distensión de la vía biliar principal. Además, existen alteraciones de forma o de trayecto como vía biliar principal doble, trayecto preduodenal, abocamientos menos frecuentes, en la porción superior, horizontal o ascendente del duodeno.

 

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...