¿Cómo se adapta la circulación fetal al momento del nacimiento?

¿Cómo se adapta la circulación fetal al momento del nacimiento?
¿Cómo se adapta la circulación fetal al momento del nacimiento?

Al nacer un niño y retirar la placenta de circulación, además de comenzar a oxigenarse, empiezan a haber cambios estructurales a nivel del corazón, caracterizados por el cierre del foramen oval y el conducto arterioso; la circulación, que en el feto es en paralelo, comienza a ser una circulación en serie.

El retorno venoso desde la placenta hacia la vena umbilical disminuye, la presión de la aurícula derecha decae, al tiempo que va aumentando la presión de la aurícula izquierda, y se cierra el foramen oval causando el cierre del conducto arterioso.

A medida que van pasando las horas, los shunt que eran inicialmente de derecha a izquierda, pasan a ser de izquierda a derecha. Y finalmente con el tiempo terminan cerrando todos los cortocircuitos.

Circulación fetal

En el feto la presión arterial de oxígeno y las saturaciones son mucho más bajas que lo que se espera para un recién nacido y una persona adulta.

El feto tiene una vena y dos arterias umbilicales, la sangre pasa de la madre al feto a través de la vena umbilical, con aproximadamente un 80% de saturación de oxígeno. La sangre va de la vena umbilical al conducto venoso y luego a la vena cava inferior, lugar donde se va a mezclar con la sangre que viene de otras partes del feto, para llegar a la aurícula derecha.

En el corazón del feto, existen ciertas comunicaciones que son normales, como el foramen oval que comunica ambas aurículas y el ductus arterioso que comunica la aorta con la arteria pulmonar, mezclándose la sangre venosa con la arterial.

Una vez que la sangre llega a la aurícula derecha y se mezcla con la sangre que viene de la vena cava superior, parte de esta sangre pasa por el foramen oval hacia el lado izquierdo del corazón y el resto de la sangre va a seguir su camino hacia el ventrículo derecho, arteria pulmonar y circulación pulmonar.

Como en el feto los pulmones están completamente colapsados y es un territorio de alta resistencia, gran parte de la circulación de la arteria pulmonar se va a la circulación sistémica vía ductus arterioso y muy bajo flujo va hacia la circulación pulmonar.

La sangre que llega a la Aorta, tiene los niveles más altos de saturación, alrededor de un 70%, que posteriormente van cayendo en la medida que se distribuye la sangre arterial hacia la periferia, llegando a la arteria umbilical, con una saturación cercana al 58%. En ningún momento la sangre del feto tiene saturaciones mayores al 70%, no obstante, el feto vive bien con esas saturaciones, y no necesita más oxígeno para estar dentro del útero.

 

 

Adaptaciones de la circulación fetal al momento del nacimiento

Cuando el feto nace y se liga el cordón umbilical, se aumenta inmediatamente la presión arterial, ya que se saca la placenta que es un área de baja resistencia, produciéndose un aumento en la resistencia vascular periférica.

Las primeras inspiraciones del recién nacido son a altas presiones, y al oxigenarse en forma brusca y recibir grandes cantidades de oxígeno, este gas comienza a vasodilatar las arterias pulmonares, disminuyendo la resistencia vascular pulmonar favoreciendo el aumento de flujo sanguíneo a los pulmones.

En el momento en que se corta el cordón y el recién nacido comienza a oxigenarse, se establece una presión sistémica mayor que la presión del territorio pulmonar.

Al bajar la resistencia vascular pulmonar, el pulmón comienza a recibir más flujo de sangre, mejorando la oxigenación.

El foramen oval, que es la comunicación entre las aurículas, se empieza a cerrar porque aumenta la presión de la aurícula izquierda; como el oxígeno es un potente vasodilatador, permite que el ductus, que es un vaso con características anatómicas muy especiales empiece a cerrarse. Primero se contrae en las primeras 2 a 48 horas (cierre funcional), con lo cual disminuye su flujo, y después de 2 a 3 semanas se oblitera (cierre anatómico).

Las prostaglandinas, vasodilatadores que mantienen el conducto arterioso permeable en el feto, son generadas básicamente por la placenta, por lo que al cortar el cordón umbilical, disminuyen su concentración, contribuyendo a que el ductus también comience a contraerse.

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si te fue útil la información comparte...

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...