¿Cómo se adquiere la infección por Clostridium difficile?

¿Cómo se adquiere la infección por Clostridium difficile?
¿Cómo se adquiere la infección por Clostridium difficile?

La infección por Clostridium difficile es una infección del colon que se adquiere muy a menudo con el uso de antimicrobianos y la consiguiente alteración de la microflora normal de ese órgano.

La infección por Clostridium difficile es la enfermedad diarreica de origen hospitalario diagnosticada con mayor frecuencia, y es consecuencia del consumo de esporas de C. difficile que vegetan, se multiplican y secretan toxinas que causan diarrea y colitis pseudomembranosa en los casos mas graves.

C. difficile es un bacilo anaerobio obligado, grampositivo, cuyas esporas están dispersas ampliamente en la naturaleza, sobre todo en hospitales e instituciones de salud de cuidados a largo plazo. Aparece con frecuencia en personas internadas en hospitales y asilos donde el nivel de antimicrobianos es alto y cuyo entorno está contaminado por esporas del microorganismo.

La clindamicina, la ampicilina y las cefalosporinas fueron los primeros antibióticos relacionados con la infección por Clostridium difficile. Las cefalosporinas de segunda y tercera generaciones, en particular cefotaxima, ceftriaxona, cefuroxima y ceftazidima, con frecuencia causan este trastorno; en tanto que las fluoroquinolonas ( ciprofloxacina, levofloxacina y moxifloxacina) son los fármacos implicados más recientemente en los brotes epidémicos intrahospitalarios.

Las combinaciones de penicilinas/inhibidores de la B lactamasa, como ticarcilina/ clavulanato y piperacilina/tazobactam, conllevan un riesgo significativamente menor. Sin embargo, se ha encontrado que todos los antibióticos, incluso la vancomicina y el metronidazol que son los fármacos que se usan más comúnmente para tratar la infección por Clostridium difficile, conllevan un riesgo.

C. difficile se adquiere de manera exógena más a menudo en el hospital o en el hospicio, pero también en el entorno ambulatorioy es portado en las heces de pacientes tanto sintomáticos como asintomáticos. La tasa de colonización fecal aumenta en proporción con la duración de la estancia en el hospital.

La incidencia es más alta entre pacientes del sexo femenino, caucásicos y personas mayores de 65 años de edad.

Los recién nacidos sanos a menudo son portadores fecales asintomáticos de C. difficile, y los lactantes ( menores de 1 a 2 años de edad) se colonizan varias veces con diversas cepas, pero en ellos es muy raro que se manifieste la enfermedad.

Las esporas del microorganismo se identifican en superficies ambientales (en las que puede persistir meses) y en las manos del personal del hospital que no realiza una higiene adecuada.

Otros factores identificados de riesgo de contraer infección por Clostridium difficile son senectud, gravedad de la enfermedad, cirugías gastrointestinales, empleo de termómetros rectales electrónicos, alimentación con sonda entera! y administración de antiácidos. Es posible que el uso de inhibidores de la bomba de protones sea un factor de riesgo, pero es probable que el riesgo sea modesto.

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...