¿Cómo se clasifican las fibras musculares esqueléticas?

¿Cómo se clasifican las fibras musculares esqueléticas?
¿Cómo se clasifican las fibras musculares esqueléticas?

Las fibras musculares esqueléticas in vivo difieren en su diámetro y en su color natural. Las reacciones histoquímicas basadas en la actividad enzimática oxidativa, específicamente las reacciones de la succínico deshidrogenasa y de la nicotinamida adenina dinucleótido–tetrazolio (NADH-TR) revelan varios tipos de fibras musculares esqueléticas.

La nomenclatura para describir estas diferencias es la división en fibras rojas, blancas e intermedias.

Las fibras musculares esqueléticas se caracterizan por la rapidez de contracción, la velocidad enzimática y la actividad metabólica.

La clasificación actual de las fibras musculares esqueléticas se basa en la rapidez de contracción y la velocidad enzimática de la reacción de la ATPasa miosínica de las fibras y el perfil metabólico. La rapidez de contracción determina la celeridad con la que la fibra puede contraerse y relajarse. La velocidad de reacción de la ATPasa de la miosina determina el ritmo con el que esta enzima es capaz de escindir moléculas de ATP durante el ciclo contráctil. El perfil metabólico indica la capacidad para producir ATP mediante la fosfori- lación oxidativa o la glucólisis.

Las fibras caracterizadas por un metabolismo oxidativo contienen grandes cantidades de mioglobina y una mayor cantidad de mitocondrias, con sus complejos constitutivos de citocromos transportadores de electrones. La mioglobina es una pequeña proteína globular fijadora de oxígeno, de 17.8 kDa, que contiene una forma ferrosa de hierro. Es muy semejante a la hemoglobina de los eritrocitos y se encuentra en cantidades variables en las fibras musculares.

La función principal de la mioglobina es almacenar oxígeno en las fibras musculares, lo que proporciona una fuente eficaz para el metabolismo muscular.

Los tres tipos de fibras musculares esqueléticas son:

  • las fibras tipo I (oxidativas lentas)
  • las fibras tipo IIa (glucolíticas oxidativas rápidas)
  • las fibras tipo IIb (glucolíticas rápidas).

Es común que en cualquier músculo esquelético dado se encuentren tres tipos de fibras; la proporción de cada tipo de fibra varía según la actividad funcional del músculo.

Fibras tipo I

Las fibras tipo I o fibras oxidativas lentas son fibras pequeñas que aparecen rojas en los especímenes frescos y contienen muchas mitocondrias y grandes cantidades de mioglobina y complejos de citocromo. Su concentración elevada de enzimas oxidativas mitocondriales se demuestran por la gran intensidad de tinción con las reacciones histoquímicas de la succínico deshidrogenasa y de la NADH-TR.

Las fibras tipo I son unidades motoras de contracción lenta resistentes a la fatiga. Estas fibras tienen gran resistencia a la fatiga aunque generan menos tensión que las otras fibras.

La velocidad de reacción de la ATPasa miosínica es la más lenta de todas entre los tres tipos de fibras. Las fibras tipo I son las fibras principales de los músculos largos erectores de la columna en el dorso donde se adaptan particularmente a las contracciones prolongadas y lentas necesarias para mantener la postura erecta.

Fibras tipo IIa

Las fibras tipo IIa o fibras glucolíticas oxidativas rápidas corresponden a las fibras intermedias que se observan en el tejido fresco. Son de un tamaño mediano con muchas mitocondrias y un contenido alto de hemoglobina. Las fibras tipo IIa contienen grandes cantidades de glucógeno y son capaces de realizar la glucolisis anaeróbica. Constituyen las unidades motoras de contracción rápida resistentes a la fatiga, que generan un
gran pico de tensión muscular.

Las fibras tipo IIb

Las fibras tipo IIb o fibras glucolíticas rápidas son fibras grandes que se ven de color rosa pálido en los especímenes en estado fresco y contienen menos mioglobina y menor cantidad de mitocondrias que las fibras de tipo I y de tipo IIa. Tienen una baja concentración de enzimas oxidativas pero exhiben una actividad enzimática anaeróbica alta y almacenan una cantidad considerable de glucógeno. Estas fibras integran las unidades motoras de contracción rápida propensas a la fatiga y generan un gran pico de tensión muscular. Su velocidad de reacción de ATPasa miosínica es la más rápida de todos los tipos de fibras.

Las fibras tipo IIb se fatigan rápidamente a causa de la producción de ácido láctico. Por lo tanto, las fibras tipo IIb están adaptadas para la contracción rápida y los movimientos finos y precisos. Constituyen la mayor parte de las fibras de los músculos extrínsecos del ojo y los músculos que controlan los movimientos de los dedos.

 

 

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...