Las células del organismo humano

Las células del organismo humano
Las células del organismo humano

Las células son los elementos básicos que conforman el organismo; aportan la estructura de los tejidos y los órganos del cuerpo, ingieren los nutrientes y los convierten en energía; realizan funciones especializadas; sintetizan sustancias; y contienen el código hereditario del organismo que les permite realizar copias de sí mismas.

Las células cuentan con 2 partes importantes: el núcleo y el citoplasma, que están separados entre sí por una membrana nuclear, mientras que el citoplasma está separado de los líquidos circundantes por una membrana celular que también se conoce como membrana plasmática.

Las diferentes sustancias que componen la célula se conocen como protoplasma que está compuesto principalmente por cinco sustancias: agua, electrólitos, proteínas, lípidos e hidratos de carbono.

El principal medio líquido de la célula es el agua, ( 70-85%). Muchos de los componentes químicos de la célula están disueltos en el agua, mientras que otros están en suspensión como micropartículas sólidas.

Iones importantes de la célula son el potasio, el magnesio, el fosfato, el sulfato, el bicarbonato y cantidades más pequeñas de sodio, cloruro y calcio. Los iones son necesarios para el funcionamiento de de los mecanismos celulares.

Las proteínas, constituyen entre el 10 y el 20% de la masa celular. Son de dos tipos: Estructurales y Funcionales.

Las proteínas estructurales: forman filamentos largos que son polímeros de muchas moléculas proteicas individuales. Forman microtúbulos que proporcionan los «citoesqueletos» de orgánulos celulares como los cilios, axones nerviosos, husos mitóticos de las células en mitosis y túbulos filamentosos finos que mantienen unidas las partes del citoplasma y nucleoplasma.

Las proteínas funcionales: compuesto habitualmente por combinaciones de pocas moléculas en un formato tubular-globular. Estas proteínas son principalmente las enzimas de la célula y, al contrario de las proteínas estructurales, a menudo son móviles dentro del líquido celular.

Las enzimas entran en contacto directo con otras sustancias del líquido celular y catalizan reacciones químicas intracelulares específicas.

Lípidos especialmente importantes son los fosfolípidos , el colesterol y triglicéridos, que juntos suponen solo el 2% de la masa total de la célula. Al ser principalmente insolubles en agua, se usan para formar las barreras de la membrana celular y de la membrana intracelular que separan los distintos compartimientos celulares.

Los triglicéridos suponen hasta el 95% de la masa celular de células llamadas adipocitos. La grasa almacenada en estas células representa el principal almacén del organismo de nutrientes energéticos que después se pueden usar para proporcionar energía siempre que el organismo la necesite.

Hidratos de Carbono: Tienen un papel importante en la nutrición celular. Participan en la formación de glucoproteinas de las membranas celulares. Suele suponer el 1% de su masa total, que puede aumentar hasta el 3% en las células musculares e incluso hasta el 6% en los hepatocitos.

La célula contiene estructuras físicas muy organizadas que se denominan organelos intracelulares.

La mayoría de los orgánulos de la célula están cubiertos por membranas compuestas principalmente por lípidos y proteínas. Los lípidos de las membranas proporcionan una barrera que impide el movimiento de agua y sustancias hidrosolubles desde un compartimiento celular a otro, porque el agua no es soluble en lípidos.

La membrana celular o membrana plasmática cubre la célula y es una estructura elástica, fina y flexible que tiene un grosor de tan solo 7,5 a 10 nm. Está formada casi totalmente por proteínas y lípidos, con una composición aproximada de un 55% de proteínas, un 25% de fosfolípidos, un 13% de colesterol, un 4% de otros lípidos y un 3% de hidratos de carbono.

La membrana celular: Su estructura básica consiste en una bicapa lipídica, una película fina de doble capa de lípidos, cada una de las cuales contiene una sola molécula de grosor y rodea de forma continua toda la superficie celular. En esta película lipídica se encuentran intercaladas grandes proteínas globulares.

Bicapa lipídica de moléculas de fosfolípidos, pero con un gran número de moléculas proteicas que protruyen a través de la capa.

La bicapa lipídica básica está formada por tres tipos principales de lípidos: fosfolípidos, esfingolípidos y colesterol. Los fosfolípidos son los más abundantes en la membrana celular.

Las moléculas de fosfolípidos tienen un extremo de cada molécula soluble en agua, es decir, es hidrófilo, mientras que el otro es soluble solo en grasas, es decir, es hidrófobo. El extremo fosfato del fosfolípido es hidrófilo
y la porción del ácido graso es hidrófoba. Las porciones hidrófobas de las moléculas de fosfolípidos son repelidas por el agua, pero se atraen mutuamente entre sí, tienen una tendencia natural a unirse unas a otras en la zona media de la membrana.

La capa lipídica de la zona media de la membrana es impermeable a las sustancias hidrosolubles como iones, glucosa y urea.

Las moléculas de colesterol de la membrana son también lípidos, están disueltas en la bicapa de la membrana. Determinan el grado de permeabilidad o impermeabilidad de la bicapa ante los componentes hidrosolubles de los líquidos del organismo y controla gran parte de la fluidez de la membrana.

Las proteínas de membrana son principalmente glucoproteínas. Existen dos tipos de proteínas de membrana celular: proteínas integrales que protruyen por toda la membrana y proteínas periféricas que se unen solo a una superficie de la membrana y que no penetran en todo su espesor.

Muchas de las proteínas integrales componen canales estructurales (o poros) a través de los cuales las moléculas de agua y las sustancias hidrosolubles, especialmente los iones, pueden difundir entre los líquidos extracelular e intracelular. Estos poros son selectivos pues que permiten la difusión preferente de algunas sustancias con respecto a otras.

Existen proteínas transportadoras de sustancias que, de otro modo,
no podrían penetrar en la bicapa lipídica. Pueden transportar incluso sustancias en dirección contraria a sus gradientes electroquímicos de difusión, lo que se conoce como «transporte activo».

Otras proteínas actúan como enzimas, como receptores de los productos
químicos hidrosolubles o como las hormonas peptídicas.

Las proteínas integrales que ocupan la membrana celular son un medio de transmisión de la información desde el entorno hacia el interior de la célula, pues al unirse con moléculas (ligandos) en la parte exterior, cambian de conformación y/o activan un sistema enzimático en el interior transmitiendo mensajes.

Las proteínas periféricas funcionan casi totalmente como enzimas o como controladores del transporte de sustancias a través de los «poros» de la membrana celular.

Los hidratos de carbono de la membrana se presentan casi invariablemente combinados con proteínas o lípidos en forma de glucoproteínas o glucolípidos. La mayoría de las proteínas integrales son glucoproteínas.

La superficie externa de la célula contiene un recubrimiento débil de hidratos de carbono que se conoce como glucocáliz.

El citoplasma está lleno de partículas diminutas y grandes y orgánulos dispersos. La porción de líquido gelatinoso del citoplasma en el que se dispersan las partículas se denomina citosol y contiene principalmente proteínas, electrólitos y glucosa disueltos.

En el citoplasma se encuentran cinco orgánulos especialmente importantes: el retículo endoplásmico, el aparato de Golgi, las mitocondrias, los lisosomas y los peroxisomas. También encontramos dispersos glóbulos de grasa neutra, gránulos de glucógeno, ribosomas y vesículas secretoras.

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si te fue útil la información comparte...

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...