¿Qué es la disnea?

¿Qué es la disnea?
¿Qué es la disnea?

La disnea es una experiencia subjetiva de una respiración difícil, está la dificultad para respirar y la gravedad de la enfermedad de base tienen una relación muy variable entre las personas.

 

La disnea de inicio rápido o grave sin otras características clínicas, se presenta en neumotórax, embolia pulmonar o incremento de la presión telediastólica del ventrículo izquierdo.

 

Los trastornos urgentes que causan disnea aguda incluyen neumonía, EPOC, asma, neumotórax, embolia pulmonar, insuficiencia cardiaca, infarto agudo del miocardio, disfunción valvular, arritmia, derivación cardiaca, hemorragia alveolar difusa, acidosis metabólica, intoxicación por cianuro, metahemoglobinemia e intoxicación por monóxido de carbono.

 

Debe sospecharse embolia pulmonar cuando un sujeto tiene antecedentes recientes de inmovilización prolongada, estrogenoterapia u otros factores de riesgo de trombosis venosa profunda como tromboembolia, cáncer u obesidad; asimismo, cuando la causa de la disnea no es aparente.

 

El infarto del miocardio asintomático, que ocurre con mayor frecuencia en personas diabéticas y mujeres, puede tener como resultado incremento en volumen telediastólico del ventrículo izquierdo, insuficiencia cardiaca aguda y disnea.

 

La tos y fiebre, acompañan a la disnea en padecimientos como neumopatías sobre todo infecciosas aunque también se presentan en  miocarditis, pericarditis y embolia séptica.

 

Si hay dolor torácico periódico que precede al inicio de un episodio de la presentación de la disnea, se sospecha isquemia miocárdica y embolia pulmonar.

 

Pueden causar disnea padecimientos no cardiopulmonares, como alteración del transporte de oxígeno (anemia, metahemoglobinemia, consumo de cianuro, monóxido de carbono), acidosis metabólica y crisis de pánico, además de embolia pulmonar crónica.

 

Parte del estudio de la disnea incluye una radiografía de tórax para descartar neumonía. Una radiografía torácica normal orienta a otras causas de disnea que incluyen embolia pulmonar, infección por Pneumocystis jirovecii (P. Carinii), obstrucción de vías respiratorias superiores, cuerpos extraños, anemia y acidosis metabólica.

 

Cuando un paciente presenta disnea, taquicardia e hipoxemia, con signos radiográficos del tórax y electrocardiográficos normales (EEG), se debe descartar embolia pulmonar, anemia o acidosis metabólica.

 

Las concentraciones séricas o de péptido natriurético tipo B ha mostrado puede diferenciar el diagnóstico entre casos de disnea grave causada por insuficiencia cardiaca y la disnea de otras alteraciones.

 

La oximetría de pulso es útil en la valoración de la disnea. Los valores de saturación de oxígeno >96% casi siempre corresponden a una Po2 >70 mmHg y las cifras <94% casi siempre expresan hipoxemia clínica importante.

 

La disnea episódica es de difícil valoración, puede presentarse en padecimientos como embolia pulmonar recurrente, isquemia miocárdica y enfermedad reactiva de las vías respiratorias.

 

La espirometría aunque es muy útil para clasificar mejor a los pacientes con enfermedad obstructiva de las vías respiratorias,  rara vez se necesita como valoración inicial o urgente en sujetos con disnea aguda.

 

Los pacientes con hipoxemia deben recibir oxígeno complementario de inmediato, la oxigenoterapia logra sus mayores beneficios en personas con hipoxemia notable (Pao2 <55 mmHg).

 

 

Homo medicus

 


 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...