¿Qué organismos conforman la microbiota o flora vaginal?

¿Qué organismos conforman la microbiota vaginal?
¿Qué organismos conforman la microbiota vaginal?

La flora vaginal de una mujer sana o microbiota vaginal, asintomática y en edad fértil comprende diversos microorganismos aerobios, aerobios facultativos y anaerobios obligados dentro de los que se incluyen lo siguientes:

  • Aerobios
    • Grampositivos
      • Lactobacillus spp.
      • Difteroides
      • Staphylococcus aureus
      • Staphylococcus epidermidis
      • Streptococcus del grupo B
      • Enterococcus faecalis
      • Staphylococcus spp.
      • Actinomyces israelii
    • Gramnegativos
      • Escherichia coli
      • Klebsiella spp.
      • Proteus spp.
      • Enterobacter spp.
      • Acinetobacter spp.
      • Citrobacter spp.
      • Pseudomonas spp.
  • Anaerobios
    • Cocos grampositivos
      • Peptostreptococcus spp.
      • Clostridium spp.
      • Bacilos grampositivos
      • Lactobacillus spp.
      • Propionibacterium spp.
      • Eubacterium spp.
      • Bifidobacterium spp.
    • Gramnegativos
      • Prevotella spp.
      • Bacteroides spp.
      • Grupo de Bacteroides fragilis
      • Fusobacterium spp.
      • Veillonella spp.
    • Levaduras
      • Candida albicans y otras especies

 

De éstos, los anaerobios predominan sobre los aerobios en una proporción aproximada de 10 a 1.

Estas bacterias mantienen una relación simbiótica con el hospedador y se modifican según el microambiente. Se localizan en lugares donde se cubren sus necesidades para subsistir y están exentas de los mecanismos destructores que previenen infecciones en el hospedador humano.

Dentro del ecosistema vaginal, algunos microorganismos producen sustancias como ácido láctico y peróxido de hidrógeno que inhiben a los microorganismos que no son parte de la flora normal. Diversos tipos de bacterias producen factores proteínicos de adherencia y se fijan a las células del epitelio vaginal.

Ciertas especies bacterianas que forman parte de la flora bacteriana tienen acceso al aparato reproductor superior. El aparato reproductor femenino superior no es estéril, pero la presencia de estas bacterias no indica infección activa.

El pH vaginal varía entre 4 y 4.5 como resultado de la producción de ácido láctico, ácidos grasos y otros ácidos orgánicos por bacterias del género Lactobacillus. Además, la fermentación de aminoácidos por parte de las bacterias anaerobias tiene como resultado la producción de ácidos orgánicos, al igual que el catabolismo bacteriano de proteínas.

El glucógeno contenido en la mucosa vaginal sana proporciona nutrientes para muchas bacterias en el ecosistema vaginal y es metabolizado en ácido láctico. De esta manera, conforme el contenido de glucógeno dentro de las células epiteliales vaginales disminuye después de la menopausia, la reducción de este sustrato para la producción de ácido provoca una elevación del pH vaginal (de 6.0 a 7.5 ).

La concentración de hormona estimulante del folículo (FSH) y el pH vaginal son directamente proporcionales, mientras que la relación entre estos dos y el estradiol sérico es inversa.

Los cambios en los elementos de esta ecología modifican la prevalencia de diversas bacterias. Las mujeres posmenopáusicas que no reciben estrógenos y en las niñas jóvenes, la prevalencia de Lactobacillus es menor que en las mujeres en edad fértil. La población de lactobacilos vaginales protegen contra los microorganismos patógenos del aparato reproductor.

Otros fenómenos modifican de manera predecible la flora del aparato reproductor inferior y pueden causar infecciones. El ciclo menstrual produce cambios en la flora relacionado con los cambios hormonales. Es posible que el flujo menstrual sirva como fuente de nutrimentos para varias especies bacterianas, lo que permite su crecimiento excesivo.

El tratamiento con un antibiótico de amplio espectro puede causar síntomas atribuidos a inflamación por Candida albicans u otros organismos de este género, debido a que erradican otras especies de la flora.

La histerectomía con extirpación del cuello uterino modifica la flora de la parte inferior del aparato reproductor, con o sin administración profiláctica de antibióticos. Durante el periodo posoperatorio se cultivan diversas bacterias anaerobias de la vagina, aunque aumenta en particular la prevalencia de Bacteroides fragilis. En cuanto a las bacterias aerobias, se observa un incremento de la prevalencia de Escherichia coli y de especies de Enterococcus.

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...