Anatomía de las cavidades orbitarias.

Anatomía de las cavidades orbitarias.
Anatomía de las cavidades orbitarias.
Cavidad orbitaria

La órbita es una cavidad ósea profunda que constituye una región común al cráneo y a la cara; son dos, situadas a ambos lados del plano mediano, por debajo del hueso frontal, por encima del seno maxilar y lateral al laberinto etmoidal y a las cavidades nasales; contiene al órgano de la visión: el ojo.


La cavidad orbitaria está formada por huesos de la cara y del cráneo cubiertos con periostio orbitario; posee forma de pirámide cuadrangular cuyo su eje mayor está orientado hacia adelante y en sentido lateral a expensas de la pared lateral, mientras que la pared medial está orientada en sentido anteroposterior. Para su estudio, a cada órbita se describen cuatro paredes, cuatro bordes, una base y un vértice.

 


Paredes

Las paredes de la órbita son cuatro y se denominan como sigue:

  • Pared superior
  • Pared inferior
  • Pared medial
  • Pared lateral


La pared superior está formada por la cara orbitaria del frontal y el ala menor del hueso esfenoides con la sutura que las une, el hueso es espeso adelante y más delgado atrás. En esta pared podemos encontrar a la fosa de la glándula lagrimal localizada anterolateralmente, y en su parte anteromedial, la fosita troclear. A través de esta pared el ojo se relaciona con el lóbulo frontal del cerebro.


La pared inferior es bastante plana y está formada por la cara superior del proceso cigomático del maxilar y el hueso cigomático. Más atrás se encuentra la carilla anterior del proceso orbitario del hueso palatino y las suturas que los unen. Su relieve está caracterizada por un canal anteroposterior que se transforma hacia adelante en un conducto completo excavado en el maxilar nombrado el conducto infraorbitario, que se abre adelante en el foramen infraorbitario. A través de esta pared, el ojo se relaciona con el seno maxilar.


La pared lateral está formada por las caras anterior y medial del ala mayor del hueso esfenoides, el proceso frontal del hueso cigomático y la porción lateral de la cara orbitaria del frontal. A través de esta pared el ojo se relaciona con la fosa temporal, la cavidad orbitaria comunica con esta fosa a través del foramen cigomaticotemporal.


La pared medial de la órbita está formada, de atrás hacia adelante, por la cara lateral del cuerpo del esfenoides situada por delante de la fisura orbitaria superior, por la lámina orbitaria del etmoides, por el hueso lagrimal y por el proceso frontal del maxilar. Esta pared está caracterizada adelante por el surco lagrimal, que se continúa hacia abajo por el conducto nasolagrimal, en la parte posterior, se encuentra el conducto óptico, que comunica la órbita con la cavidad craneal y contiene el nervio óptico, la arteria oftálmica y algunas pequeñas venas.

 

Bordes

Los bordes de la cavidad orbitaria unen las paredes, estos se denominan para su estudio como:

  • Borde superolateral
  • Borde superomedial
  • Borde inferolateral
  • Borde inferomedial


El borde superolateral comienza a partir de la fosa de la glándula lagrimal, la sutura frontoesfenoidal y la parte lateral de la fisura orbitaria superior.


El borde superomedial se caracteriza por presentar las suturas del hueso frontal con el proceso frontal del maxilar, el hueso lagrimal y el hueso etmoides; a nivel de el hueso etmoides se observan dos forámenes etmoidales que sirven para el pasaje de las arterias etmoidales y los ramos etmoidales del nervio nasociliar.


El borde inferomedial comienza a nivel de la parte inferior de la fosa del saco lagrimal y, de adelante hacia atrás, se observa la sutura del hueso lagrimal y del etmoides con el maxilar, más atrás la sutura del cuerpo del esfenoides con el hueso palatino.


El borde inferolateral, se caracteriza por presentar de adelante hacia atrás, el hueso cigomático, luego la fisura orbitaria inferior cerrada por el periostio orbitario.



Base y vértice

La base de la órbita es cuadrilátera con ángulos redondeados, constituye el orificio orbitario cuyo contorno está delimitado por el borde orbitario espeso y sólido. Las partes que lo conforman son arriba, por el borde supraorbitario del frontal, con sus procesos medial y lateral, aquí se encuentra la incisura supraorbitaria que interrumpe el borde; abajo, está formado por el maxilar y el borde del hueso cigomático; medialmente está formado por el proceso frontal del maxilar; lateralmente está formado por la porción vertical del hueso cigomático.


El vértice de la órbita corresponde a la parte medial de la fisura orbitaria superior que comunica la órbita con la fosa craneal media. Por esta fisura atraviesan los nervios motores del ojo y la vena oftálmica; la fisura orbitaria superior está situada entre el ala menor y el ala mayor del esfenoides.



 

 

Homo medicus

 


 

 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...