Anemia por deficiencia de hierro

Anemia por deficiencia de hierro
Anemia por deficiencia de hierro

 

Causas

 

La ferropenia es la causa más frecuente de anemia en el mundo, sus causas son:

  • Dieta insuficiente
  • Menor absorción
  • Gastritis autoinmunitaria
  • Celiaquía
  • Gastritis por Helicobacter pylori
  • Anemia ferropriva hereditaria resistente al tratamiento con hierro
  • Deficiencia de cinc
  • Aumento de necesidades
  • Embarazo
  • Lactancia
  • Hemorragia (crónica)
  • Gastrointestinal
  • Menstrual
  • Donación de sangre
  • Hemoglobinuria
  • Secuestro de hierro
  • Hemosiderosis pulmonar
  • Idiopáticas

 

Fisiopatología

El hierro de los alimentos está en la forma de hemo y se absorbe de manera eficiente (10 a 20%), pero lo hace en menor grado el hierro que no está en la forma de hemo (1 a 5%), sobre todo por la interferencia que ejercen fosfatos, taninos y otros constituyentes de alimentos. Se almacena en los eritrocitos circulantes, intraplaquetario como ferritina, o como hemosiderina en los macrófagos.

La ferroportina es el principal transportador de hierro de los alimentos a la luz intestinal, y también facilita el transporte del hierro de los macrófagos hasta la apotransferrina para suministrarlo a los eritrocitos preparados para sintetizar hemoglobina.

El hierro corporal total varía de 2 a 4 g; es de aproximadamente 50mg/kg en varones y de 35 mg/kg en mujeres. Gran parte del hierro (70 a 95%) está en la forma de hemoglobina en los eritrocitos circulantes. En los varones, el volumen eritrocítico es de cerca de 30 ml/kg y en las mujeres 27 ml/kg. En circunstancias normales, promedio de la exfoliación de la piel y células de la mucosa se pierden cantidades pequeñas de hierro (cerca de 1 mg/d).

Con la hemorragia ocurre disminución en el suministro de oxígeno a los riñones, lo que ocasiona estabilización del factor inducible por hipoxia en los riñones e incremento en la producción de eritropoyetina renal y hepática. La eritropoyetina estimula la eritropoyesis. La hemorragia menstrual desempeña una función importante

Las mujeres con hemorragia menstrual intensa deben absorber 3 a 4 mg de hierro del régimen dietético por día para conservar reservas adecuadas de hierro. Las mujeres con menorragia de este grado casi siempre muestran deficiencia de hierro si no reciben un complemento del mineral.

En términos generales, el metabolismo de hierro está en equilibrio por la acción combinada de la absorción de 1 mg/día, y la pérdida de la misma cantidad en el mismo lapso. El embarazo altera este equilibrio porque las necesidades del mineral aumentan a 2 a 5 mg de hierro cada día. Durante el embarazo y la lactancia se necesita hierro en forma de fármaco.

La menor absorción del mineral puede ocasionar ferropenia, como en personas con celiaquía, y suele aparecer después de la ablación operatoria o cirugía de derivación yeyunal.

La causa más importante de anemia ferropénica en adultos es la pérdida crónica de sangre como la que ocurre en el tubo digestivo y la menstrual. Se debe buscar de una fuente de hemorragia gastrointestinal si se ha descartado hemorragia en otros sitios anatómicos. El uso prolongado de ácido acetilsalicílico o de otros antiinflamatorios no esteroideos puede ocasionar hemorragia digestiva.

La celiaquía (enteropatía por gluten), aun cuando no muestra síntomas, es una causa oculta de ferropenia por la absorción deficiente en el tubo digestivo. La deficiencia de cinc es otra causa de la mala absorción de hierro.

La hemólisis traumática causada por una prótesis valvular del corazón u otras causas de hemólisis intravascular (como hemoglobinuria paroxística nocturna).

La causa de la deficiencia de hierro no se identifica en 5% de los casos.

La anemia ferropénica resistente a la administración de hierro es un trastorno autosómico recesivo poco común por mutaciones en la proteasa 6 de serina transmembrana.

La anemia de enfermedades crónicas se caracteriza por reservas normales o mayores de hierro en los macrófagos de la médula ósea y una cantidad normal o mayor de ferritina; la saturación de hierro y transferrina séricos es baja y la capacidad total de unión a hierro y la transferrina son normales o bajas.

 

Manifestaciones clínicas

Las manifestaciones clínicas de ferropenia son fatiga fácil, taquicardia, palpitaciones y disnea con el ejercicio. La deficiencia grave origina cambios en la piel y en las mucosas, que incluye lengua lisa, uñas quebradizas, coiloniquia y queilosis. La disfagia por la formación de membranas esofágicas  llamado síndrome de Plummer-Vinson, puede aparecer en la ferropenia grave. Se presenta pica (un patrón de ingestión de materiales no comestibles, como tierra o papel).

 

 

Exámenes complementarios

La ferropenia evoluciona en etapas. La primera es el agotamiento de la reserva del mineral sin anemia, pero seguido de anemia con tamaño corpuscular normal (MCV normal), para dar paso a anemia con disminución del diámetro eritrocítico (volumen corpuscular medio bajo).

El recuento de reticulocitos es bajo.

La ferritina es una medida de las reservas totales de hierro corporal, la cifra menor de 12 ng/ml (27 pmol/L) indica agotamiento de las reservas de hierro.

El nivel de ferritina <30 ng/ml (67 pmol/L)  denota ferropenia en cualquier persona anémica.

Con una mayor deficiencia de hierro, las concentraciones séricas de ferritina disminuyen a <30 µg/100 ml (67

pmol/L) y los niveles de transferrina aumentan para compensar el déficit, por lo que las saturaciones de transferrina pueden ser <15%.

A medida que disminuye el volumen corpuscular medio en el frotis de sangre se identifican células microcíticas hipocrómicas. Cuando el trastorno avanza, aparecen anisocitosis y poiquilocitosis, células fuertemente hipocrómicas, dianocitos u otros eritrocitos en forma de lápiz u ovalados.

 

 

Tratamiento

El aspecto más importante del tratamiento es la identificación de la causa.

Para reponer las reservas de hierro se usa el sulfato ferroso, 325 mg una a tres veces por día con el estómago vacío. La dosificación una vez al día maximiza la absorción de hierro en comparación con la dosificación varias veces al día y con menos efectos secundarios. La ingestión de sulfato ferroso con los alimentos aminora los efectos secundarios, pero también su absorción. El tratamiento debe continuarse por tres meses.

El  hierro parenteral se usa en la intolerancia o resistencia del enfermo al hierro oral .

 

 

Homo medicus

 


 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si te fue útil la información comparte...

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...