Diagnóstico de sepsis neonatal por laboratorio

Diagnóstico de sepsis neonatal por laboratorio
Diagnóstico de sepsis neonatal por laboratorio

Los signos y síntomas son generalmente inespecíficos en la sepsis neonatal. Por lo tanto, el diagnóstico diferencial es importante. Si bien pueden ocurrir hallazgos en más de un órgano o sistema en la sepsis neonatal de inicio temprano, los signos de infección en la sepsis neonatal de inicio tardío y muy tardío pueden ser multisistémicos o focales (como meningitis, neumonía, onfalitis, osteomielitis, artritis séptica).

 

Manifestaciones clínicas de la sepsis

La sepsis neonatal puede tener manifestaciones como con gemidos, contracción de los músculos accesorios de la respiración, respiración nasal, apnea, cianosis, taquipnea en el sistema respiratorio; bradicardia/taquicardia, alteración circulatoria periférica, hipotensión, tiempo de llenado capilar prolongado en el sistema cardiovascular; intolerancia nutricional, dificultad para succionar, vómitos, diarrea, distensión abdominal, hepato-esplenomegalia, ictericia en el aparato digestivo; esclerema, cutis marmaratus, pústula, absceso, petequias, púrpura en la piel; y letargo, hipotonicidad, somnolencia, llanto débil o agudo, fontanela abombada, irritabilidad, convulsiones, hipoactividad, problemas de regulación de la temperatura corporal y dificultad para succionar en el sistema nervioso central.

 

Exámenes complementarios

 El estándar de oro para el diagnóstico de sepsis neonatal es el crecimiento de microorganismos patógenos en fluidos corporales (sangre, orina, líquido cefalorraquídeo, líquido pleural, líquido peritoneal, líquido articular) que se espera que sean estériles.

 

Hemocultivo: La cantidad mínima de sangre necesaria para el hemocultivo debe ser de 0,5 a 1 ml. Se recomienda tomar dos muestras diferentes, preferiblemente de dos regiones diferentes. El 90% del crecimiento ocurre dentro de las primeras 48 horas. Mientras que el crecimiento del microorganismo en hemocultivo es diagnóstico en el período neonatal, el la falta de producción no excluye el diagnóstico. La ausencia de crecimiento en el cultivo puede estar relacionada con una muestra insuficiente, el uso de antibióticos por parte de la madre, la dosis de antibiótico aplicada antes de la toma de muestras, una cantidad baja de bacterias en la sangre o una bacteriemia a corto plazo.

Cultivo de líquido cefalorraquídeo (LCR) El uso de cultivo de LCR en recién nacidos con sospecha de sepsis es controvertido. Se debe realizar en bebés con hemocultivos positivos y meningitis clínicamente considerada.  Tomar un cultivo de LCR antes o justo después de la administración de antibióticos puede aumentar la probabilidad de un diagnóstico bacteriológico. Sin embargo, la antibioterapia no debe retrasarse para realizar una punción lumbar. Por otro lado, aunque es poco frecuente en recién nacidos a término asintomáticos, la meningitis todavía se considera una complicación de la sepsis neonatal.

 

Urocultivo: En lactantes con diagnóstico de sepsis neonatal de inicio temprano, no es necesario evaluar el urocultivo como parte de la sepsis neonatal de inicio temprano ya que la cantidad de orina es limitada y la tasa de positividad en el urocultivo es baja, especialmente en los primeros 72 horas de vida. La evaluación de la infección del tracto urinario debe realizarse con sonda vesical o aspiración vesical suprapúbica, ya que existe un alto riesgo de contaminación en las muestras tomadas con bolsas de orina. El urocultivo en lactantes con diagnóstico de sepsis neonatal tardía debe ser parte de la evaluación.

Cultivo de aspirado traqueal: El cultivo de aspirado traqueal puede ayudar al diagnóstico en bebés a los que se les diagnostica sepsis y necesitan ventilación mecánica debido a insuficiencia respiratoria; sin embargo, se debe considerar el riesgo de colonización y contaminación al evaluar el resultado. Puede tomarse como muestra en pacientes con neumonía asociada a ventilador. No se recomienda tomar cultivos de aspirado traqueal en intubación prolongada debido a la rápida colonización después de la intubación.

Cultivos superficiales: Los cultivos obtenidos de regiones superficiales, como la axila, el cordón umbilical, el conducto auditivo externo, la nasofaringe y las sondas orogástricas, muestran una correlación pobre con patógenos aislados de áreas estériles. No se recomienda la recolección de rutina de cultivos de hisopos superficiales en la sepsis neonatal, ya que tiene un valor predictivo bajo y puede llevar a suposiciones erróneas al determinar el factor.

 

Biometría hemática:  El recuento de leucocitos se establece en un rango de 30 000-40 000/mm 3 . El valor normal puede verse afectado por el momento y el lugar de recolección, de la muestra, la semana de gestación del bebé y factores distintos a la sepsis como preeclampsia, hemorragia intraventricular, asfixia perinatal, aspiración de meconio, neumotórax, convulsiones y llanto prolongado.

La presencia de neutropenia es más valiosa que la neutrofilia, especialmente en las primeras 48 horas posnatales en el diagnóstico de sepsis. La hipertensión, la fiebre materna, la asfixia, el síndrome de aspiración de meconio, el tipo de parto, la hemorragia periventricular, la reticulocitosis, la enfermedad hemolítica y el neumotórax afectan el recuento de neutrófilos.

 

Frotis de sangre periférica: En la evaluación del frotis periférico, la vacuolización, los cuerpos de Döhle y la granulación tóxica son orientativos en el diagnóstico de sepsis bacteriana.

 

Recuento plaquetario: La trombocitopenia es un hallazgo tardío inespecífico de la sepsis neonatal. Se encontró que el recuento de plaquetas por debajo de 100 000/mm 3 durante los primeros 10 días del período posnatal y por debajo de 150 000/mm 3 en períodos posteriores se asocian con sepsis.

 

Proteína C reactiva (PCR): La PCR, que es una estructura pentamérica que contiene 187 aminoácidos y se sintetiza a partir de los hepatocitos, y una proteína de fase aguda, es una de las pruebas de laboratorio más fácilmente disponibles y más utilizadas en el diagnóstico de la sepsis neonatal. Su la síntesis es estimulada por citoquinas, principalmente interleuquina-6 (IL-6), IL-1 y factor de necrosis tumoral-α (TNF-α). Su vida media es de 24 a 48 horas. El límite inferior normal se considera de 1 mg/dL en el período neonatal. Se necesitan de 10 a 12 horas para que alcance el nivel medible en el suero, por lo que su confiabilidad es baja en el diagnóstico temprano de la sepsis neonatal. Las mediciones seriadas de PCR aumentan la sensibilidad en el diagnóstico de sepsis de 24 a 48 horas después del inicio de los síntomas. Las mediciones seriadas de PCR también se utilizan para evaluar la respuesta a los antibióticos. El nivel sérico de PCR también puede elevarse por causas no infecciosas, como rotura prematura de membranas, fiebre materna, sufrimiento fetal, parto difícil y asfixia perinatal. Esto provoca una baja especificidad de la PCR para la sepsis neonatal temprana.

Procalcitonina: La procalcitonina (PCT), que es la prohormona de la calcitonina y se utiliza como proteína reaccionante de fase aguda, consta de 116 aminoácidos, es sintetizada por macrófagos y hepatocitos. El nivel de PCT aumenta rápidamente de 2 a 4 horas después de la exposición a la endotoxina bacteriana, alcanza un pico en 6 a 8 horas y permanece alto durante 24 horas. La vida media de la PCT es de 24 a 30 horas. Debido a su rápido aumento desde el inicio de la sepsis bacteriana, se considera un mejor marcador para el diagnóstico precoz de la sepsis neonatal en comparación con la PCR. En recién nacidos sanos, las concentraciones plasmáticas de PCT aumentan gradualmente después del nacimiento, alcanzan niveles máximos en aproximadamente 24 horas (en el rango de 0,1 a 20 ng/mL) y luego descienden a valores normales por debajo de 0,5 ng/mL en 48 a 72 horas. La procalcitonina por encima de 2-2,5 ng/ml después de las 72 horas posnatales debería sugerir una infección.

Métodos moleculares:  Los métodos de análisis de ácidos nucleicos son importantes para reconocer las características morfológicas, metabólicas o citopáticas de microorganismos sin posibilidad de cultivo o que crecen lentamente. Se están estudiando tecnologías moleculares para permitir la identificación rápida de bacterias gramnegativas y grampositivas en el diagnóstico de sepsis.

Amiloide sérico A: El amiloide sérico A (SAA) es una apolipoproteína sintetizada por el hígado, cuya síntesis está controlada por IL-1, IL-6 y TNF-α.[  ] Se secreta en respuesta a una lesión o infección. Se sabe que desempeña un papel en la inflamación y estimula la liberación de IL-8 de los neutrófilos. Puede usarse como un marcador útil en la detección temprana de sepsis neonatal.

Citoquinas y Quimioquinas:  Los niveles de citoquinas cambian rápidamente durante el curso de la sepsis neonatal. Las citocinas, como IL-6, IL-1b, SIL2R, IL-8 y TNF-a aumentan principalmente en respuesta a infecciones bacterianas. Los niveles de citoquinas en el recién nacido en las primeras horas de vida indican el riesgo de infección.

Homo medicus

 


 

 

 

Fuente: Odabasi, Ilkay Ozmeral, and Ali Bulbul. “Neonatal Sepsis.” Sisli Etfal Hastanesi tip bulteni vol. 54,2 142-158. 12 Jun. 2020

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Homo medicus

Conocimiento médico en evolución...

También te podría gustar...